OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Carta de pésame

Ya ha pasado un mes desde la matanza de la Fundación Jiménez Díaz por una médico residente, la doctora Noelia de Mingo, a la que los jefes del servicio mantuvieron en su puesto a toda costa pese a las reiteradas quejas tanto de pacientes como de sus compañeros, que denunciaban las evidentes muestras de trastorno mental. La flagrante falta de responsabilidad de los directivos hospitalarios le costó la vida a una paciente, Jacinta Gómez; al marido de otra, Félix Valles, y a la doctora Leilah el Ouaamari, mi novia.

Ni los padres de Leilah ni yo hemos recibido ni un triste pésame de la Comunidad, a pesar de que Leilah era un médico en formación dependiente de la sanidad pública. Por otra parte, la Consejería de Sanidad tiene firmado un concierto con la Fundación Jiménez Díaz para que el hospital atienda a pacientes de la sanidad pública, como era el caso de Jacinta.

A pesar de las claras muestras de negligencia, no se ha producido ninguna dimisión ni destitución. ¿Es que usted, señor Gallardón, no tiene nada que decir? ¿No va a pedir que se depuren responsabilidades? El PP ha asegurado que el eje fundamental de su programa es la sanidad, pero la salud de miles de madrileños sigue en manos de negligentes como la jefatura hospitalaria de la Fundación Jiménez Díaz. ¿Es que es normal que tres personas mueran y cinco salven su vida de milagro en un hospital concertado?

Por el contrario, cuando ni siquiera se han depurado responsabilidades y a un mes de unas elecciones autonómicas de resultado incierto, la Comunidad que usted preside acaba de conceder 1.125 millones a la Fundación Jiménez Díaz, cuya jefatura hospitalaria es la misma que ha llevado a la ruina económica a la clínica y que han puesto en riesgo la vida de sus trabajadores y de los pacientes. Es lamentable que un hospital que cuenta con tan buen equipo de trabajadores e investigadores esté dirigido por una jefatura tan incompetente, cuyo único objetivo es perpetuarse en el cargo. Espero y deseo que la Fundación Jiménez Díaz salga de la gravísima situación económica en la que le ha metido esta cúpula hospitalaria, pero dudo de que pueda salir a flote dirigida por aquellos que han dilapidado el dinero anteriormente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50