Ericsson anuncia un ajuste laboral que afecta a otros 7.000 empleados

Agencias

El fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones Ericsson eliminará otros 7.000 empleos tras registrar su octavo trimestre consecutivo en números rojos. La compañía anunció ayer pérdidas de 470 millones de euros en los tres primeros meses del año, frente a las pérdidas de 329 millones registradas en igual periodo de 2002, y afronta este año su tercer ejercicio de recorte de gastos para salir de la crisis. Con el nuevo ajuste laboral, la plantilla de Ericsson, que daba empleo a 105.000 personas a final de 2000, estará formada por 47.000 trabajadores. Las acciones del grupo se dispararon ayer un 17%.

Las ventas de Ericsson se desplomaron un 30% en igual periodo respecto a los mismos meses de 2002, hasta 2.841 millones. "El entorno macroeconómico es más incierto, con la demanda a corto plazo más débil, por lo que necesitamos tomar medidas", indicó en conferencia de prensa su consejero delegado, Carl-Henric Svanberg, que ocupa este cargo desde este mismo mes.

Más información

La compañía, que ya ha realizado varios ajustes, quiere reducir su plantilla de los 60.000 puestos actuales a un total de 47.000 en 2004. La reducción afecta, por tanto, a 13.000 empleados, aunque de ellos sólo 7.000 corresponden a nuevos recortes, ya que los 6.000 restantes ya habían sido incluidos en anteriores ajustes. Los nuevos despidos se realizarán entre este año (2.000 puestos) y el siguiente (5.000).

La mitad del ajuste se concentrará en Suecia, según la compañía. Fuentes de la empresa en España, donde Ericsson ya suprimió 700 empleos (en la actualidad tiene 1.700 trabajadores), indicaron que todavía es pronto para determinar si la nueva reducción afectará al negocio español.

Ericsson no es la única compañía que recurre a los ajustes de plantilla para mejorar sus resultados:

- Corus. La siderúrgica británica Corus anunció ayer la supresión de 1.150 puestos de trabajo y que estudia despedir a 2.200 trabajadores más. Corus tiene 25.000 empleados y en los últimos años ha despedido a 10.000 personas.

- Infineon. El fabricante alemán de semiconductores Infineon anunció ayer que suprimirá 900 empleos en los próximos meses, el 3% de su plantilla. Este ajuste se une a los 5.000 puestos de trabajo que la empresa ya ha eliminado en los últimos años.

- Thomas Cook. El grupo turístico alemán Thomas Cook, participado al 50% por Lufthansa y KarstadtQuelle, recortará hasta octubre 700 puestos de trabajo en todo el mundo para hacer efectivo el ahorro de costes de 250 millones de euros previsto en su programa de aseguramiento de resultados Triple C, según informa Europa Press. En noviembre pasado, el grupo ya anunció el recorte de otros 500 puestos.

El grupo apuesta por la telefonía

Si el pasado fue negro y el presente todavía gris, ante los accionistas de Vivendi se abre ahora el futuro de "un grupo saneado, organizado y con perspectivas", siempre según su presidente, muy detallista a la hora de explicarles las mil y una gestiones que hubo de hacer para salvarles de la bancarrota. A finales de 2004, el objetivo es que Vivendi controle al 100% la compañía Cegetel, que explota la marca de telefonía móvil SFR y constituye la parte más rentable del grupo.

Y mientras quiere abandonar Estados Unidos, Fourtou considera aconsejable crecer en Marruecos. El grupo Vivendi ya posee el 35% de Maroc Telecom y está considerando, con el Gobierno de Rabat, la compra de un porcentaje mayor. Para ello necesita antes el dinero que pueda reportarle la venta de los activos estadounidenses de cine, televisión y ocio. Fourtou asegura que el conjunto formado por las telecomunicaciones en Francia y en Marruecos es muy rentable: "El cash flow operativo de SFR fue de 2.200 millones de euros en 2002 y el de Maroc Telecom se fijó en 600 millones", enumeró.

Particularmente rotundo se mostró respecto a las actividades en el sector de Internet: tras calificar de "milagro" haber podido colocarle a alguien el portal Vizzavi, el presidente de Vivendi Universal informó de que nadie quiere quedarse con el resto y que los equipos dedicados a ello tampoco quieren saber nada de lo que estaban haciendo. Así que el resto de las empresas de Internet serán pura y simplemente cerradas.

Al respecto de Canal Plus, Fourtou también desea quedarse con las actividades de este grupo en Francia y vender "casi todas" sus participaciones en otros países, sin mayores precisiones. El presidente de Vivendi Universal reiteró varias veces su deseo de conservar Canal Plus, pese a las dudas expresadas por el fundador de esta cadena televisiva, André Rousselet, quien ha escrito una carta a Fourtou -revelada ayer por el diario Le Monde- advirtiendo al actual presidente de Vivendi contra la tentación de vender Canal Plus.

Una buena noticia para este grupo televisivo es la decisión tomada ayer por el Tribunal de Apelación de París sobre la disputa por los derechos del fútbol televisado, que enfrenta a Canal Plus con la oferta competidora TPS. En virtud de esa resolución, Canal Plus se asegura la difusión de la gran mayoría de los partidos de la Liga de Fútbol Profesional francesa hasta 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50