Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Cartelería viaria

En un amplio tramo del madrileño paseo de la Castellana ondean estos días pendones similares a los que se observan en citas electorales, pero esta vez con mensaje bien distinto. En ellos una fotografía de un jefe religioso, con el lema "El Papa viene a verte", y al menos el anuncio de dos convocatorias públicas por su visita. Ante semejante despliegue publicitario me asaltan dos dudas: la primera surge por el anonimato del organismo anunciante, ni Iglesia concreta ni cosa pública alguna firman o dan sus símbolos a las hileras de pendones, dando una anárquica sensación de farolas disponibles para que cada cual lance su mensaje a millones de cuidadanos.

La segunda, y aquí uno ya deja a un lado la inocencia, es la sospecha de que nuestro piadosísimo alcalde se encuentra haciendo de las suyas con el dinero público, olvidando una vez más aquello de la Constitución Española que nos recuerda que ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los que usamos los autobuses municipales, ya hemos tenido ocasión de sentir la labor evangelizadora de nuestro Consistorio permitiendo que el transporte público se llene de anónimos carteles invitando a nobles marchas a Lourdes con enfermos, organizadas desde no se sabe qué noble institución radicada en la no menos noble calle de Fortuny...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2003