Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Koldobika Jauregi homenajea a Chillida con un conjunto escultórico en Fuerteventura

El escultor guipuzcoano Koldobika Jauregi (Alkiza, 1959) rinde homenaje a su maestro, Eduardo Chillida, con la construcción arquitectónica de un espacio religioso enclavado en Puerto del Rosario, capital de Fuerteventura. El proyecto, Homenaje a Eduardo Chillida, ha sido encargado por el Cabildo de la isla para restañar heridas con la familia del artista fallecido y recuperar su memoria, en un momento en el que se alumbra de nuevo el proyecto de la montaña de Tindaya, el último sueño de Chillida.

Jauregi viene trabajando desde principios de este año en esta obra, que ocupará por entero una plaza ubicada en una zona nueva de Puerto del Rosario. El proyecto, con un coste de 1,8 millones de euros, comenzará a ejecución este año, aunque puede que no sea hasta el próximo cuando se inaugure. El escultor de Alkiza ha concebido el complejo escultórico como un "espacio religioso" en memoria de Chillida.

La construcción arquitectónica se compone de un muro, una casa y dos torsos estilizados, instalados en una explanada abierta de 1.200 metros cuadrados situada junto al mar, mirando la costa africana. Esos tres elementos sirven para hacer una alegoría del monasterio románico en su claustro, capilla y cipreses, pero a los que el escultor añade su propia visión espiritual, más cercana a la cultural oriental y budista que a la occidental cristiana. Sobre la plaza, con suelo de hormigón, se levanta un muro de cuatro metros de alto y treinta de largo que sirve de separación simbólica del entorno urbano. Ccuenta con una puerta central flanqueada por dos torsos muy estilizados de 16 y 14 metros de alto, a través de la cual el visitante accede al claustro imaginario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2003