Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turbia pugna por el control de Metrovacesa

La suerte de Metrovacesa puede estar echada, aunque la fecha de aceptación de la OPA lanzada por Quarta y Astrim concluye el martes. Desde la presentación de la oferta en la CNMV, el 22 de enero, se han producido compraventas de participaciones en la inmobiliaria al margen de la Bolsa, se han modificado dos veces las condiciones de la OPA y el consejo de administración de Metrovacesa ha pasado de considerar por unanimidad "hostil" la oferta a mostrarse dividido y aconsejar el viernes a sus accionistas que actúen según sus intereses particulares.

Los cambios accionariales que se han producido durante la tramitación de la OPA han provocado asombro e indignación en Quarta y Astrim. Han pedido a la CNMV que investigue estas operaciones y sopesan acudir a los tribunales.

Bami, que adquirió el control de Metrovacesa al BBVA en 2002, aumentó su participación hasta el 24,99% en los últimos días (al límite de la obligación legal de lanzar una OPA). Está endeudada y la iniciativa italiana amenaza con descabalgarla de Metrovacesa. Algunos accionistas relevantes de esta inmobiliaria, a quienes tampoco les gustaba el proyecto de fusión y el canje de acciones previsto por Bami para su unión con Metrovacesa, han modificado su oposición a la OPA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de abril de 2003

Más información

  • METROVACESA