GUERRA EN IRAK | La opinión sobre el conflicto

Felipe González sostiene que Aznar ha creado una "grave fractura social"

El ex presidente teme que el conflicto abra paso a una guerra mundial

En España se está produciendo una situación de "grave fractura social" por el rechazo de la mayoría de los ciudadanos a la guerra contra Irak, de la que José María Aznar aparece como responsable, a los ojos del ex presidente del Gobierno Felipe González. El alineamiento de todos los dirigentes del PP a la política de Aznar conlleva que la recuperación de una política exterior de consenso interno y la solución de esta crisis sólo sea posible con una mayoría parlamentaria y, por tanto, con un gobierno del PSOE.

"La solución tendrá que venir de un Gobierno de otro signo político"
Más información
La oposición pide a Aznar que rechace un mandato colonial de EE UU en Irak

Felipe González teme que este conflicto abra paso a la tercera guerra mundial, porque "la humillación del mundo árabe provocará terrorismo". La colaboración de España en este conflicto no hará que se nos considere un país "serio", como dice Aznar, sino "triste y marginado".

"Con el impacto del horror de tantas víctimas y hoy especialmente con el dolor por la muerte de los periodistas españoles Julio Anguita Parrado y José Couto, y el más sincero pésame a sus familias, os propongo que guardemos un minuto de silencio". Con estas palabras el ex presidente González comenzó el acto de presentación en el Círculo de Bellas Artes de Madrid de su libro Memorias del futuro, editado por Aguilar, en el que recoge 58 artículos publicados en EL PAÍS y en otros periódicos europeos. El último, de enero, lo tituló: Habrá guerra. Se refería al ataque contra Irak.

Las consecuencias para España de esta guerra se traducen en "una fractura social grave" provocada, a juicio de González, por el presidente del Gobierno, José María Aznar, "al no escuchar a los ciudadanos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ex presidente no cree que el desapego social pueda solucionarlo un gobierno del PP toda vez que no ha habido ninguna voz en contra, tampoco de los posibles sucesores, y citó además al candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. "La solución tendrá que venir de un gobierno de otro signo político", dijo González, quien considera muy segura la victoria de su partido en las próximas elecciones con José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza.

Expulsar a los atacantes

El ex presidente señaló que las movilizaciones contra la guerra han hecho aflorar una "marea humana" sin articular que cree que "otro mundo es posible" y lamentó que desde las filas del PP se trate de desvirtuar lo que está ocurriendo. "Ahora han sacado los viejos fantasmas de los comunistas, los socialistas, los nacionalistas y pronto sacarán a los masones", ironizó. "Las aspiraciones de esta marea social no se corresponde con las respuestas del pasado que trata de dar el PP", dijo González.

Eso sí, enseguida condenó los ataques a las sedes del Partido Popular y los boicoteos a sus actos. "Tenemos que hacer un esfuerzo para expulsar a los provocadores que perjudica al sentimiento libre y pacífico de muchas personas; hay que respetar las sedes dcl Partido Popular y que hablen libremente; no importa que hablen, porque lo hacen muy mal". señaló.

Las acusaciones del presidente del Gobierno a aquéllos que se manifiestan contra la guerra y no lo han hecho contra ETA y a favor de las víctimas de la banda terrorista, causaron especial enfado en el ex presidente. "¿Por qué establece esa comparación; a qué conclusión quiere llegar?", se preguntó. "El desgobierno está instalado, pero no porque no sepan hacer una vía de tren o hacer frente a una catástrofe ecológica, sino por algo más profundo", dijo González, que lamentó mucho la situación de distanciamiento de los ciudadanos catalanes con respecto al resto de España. "No se sienten concernidos con los líos de Madrid", opinó el ex presidente y también acusó de esta situación al PP.

Pero en su visión del futuro del mundo fue cuando González se mostró más pesimista. "Yo me tomo muy en serio a Bush cuando dice que la guerra será larga y sé que no se refiere sólo a Irak", señaló. "Si esta locura no se para pronto entraremos en la tercera guerra mundial; vamos a entrar en un caos sin precedentes y aunque la máquina militar americana va a funcionar no podrá imponer la paz, aunque fuera imperial, sino que habrá más y más inestabilidad". Preguntado respecto a las víctimas de la gerra del Golfo en 1991, cuando él presidía el Gobierno, respondió: "Tres años después, me dijeron que hubo 130.000 muertos. Pero sigo pensando que esa guerra era prácticamente inevitable. En cambio, la de ahora era del todo evitable".

El ex presidente se preguntó si el Pacto Atlántico al que se sumó Aznar en la cumbre de las Azores con el presidente George W. Bush y con el primer minsitro británico, Tony Blair, significaba "un pacto judeo-cristiano frente al Islam y a lo árabe y no árabe y frente a Oriente Próximo". "Lo peor es que la ignorancia de George Bush no le deja ver dónde se está metiendo", añadió González.

Felipe González, ayer en el Círculo de Bellas Artes.
Felipe González, ayer en el Círculo de Bellas Artes.BERNARDO PÉREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS