Una sentencia obliga a Ebro a comprar las acciones de KIO en la empresa

La SEPI recurrirá el fallo, que supone un coste de 232,5 millones

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) recurrirá ante la Audiencia de Madrid la sentencia de un juzgado de primera instancia por la que se obliga a la empresa pública a adquirir el 7,8% de las acciones de KIO en Ebro Puleva al precio pactado en 1997 más los intereses. El coste total sería de unos 232,5 millones de euros. En los últimos años fracasaron las negociones entre las partes para buscar una salida amistosa.

La sentencia obliga a la compra por parte de la SEPI de un paquete de 9.627.465 acciones por 144.655.584 euros, cifra a la que se sumaría un incremento anual del 10% desde el mes de diciembre de 1997 hasta que se liquide el contrato, tal como adelantaron ayer La Vanguardia y La Gaceta de los Negocios. Aunque en medios de la SEPI no se dan cifras concretas, el montante de esos intereses se estima en unos 87,6 millones de eruos.

El contencioso entre el grupo KIO y la Administración tiene sus raíces en la ofensiva de la entonces ministra de Agricultura, Loyola de Palacio, para la creación de un gran grupo azucarero de capital español con la fusión entre Ebro y Sociedad General Azucarera, lo que implicaba un ajuste de accionistas. En esa batalla, cuya punta de lanza en el sector azucarero fueron el asesor de la ministra José Pérez Plá y Carlos Gila, amigo de Loyola de Palacio y presidente de Alycesa, KIO aceptó reducir su participación en Ebro para dar entrada a grupos nacionales. En esa línea, vendió a las empresa pública Alycesa el 18% de sus acciones a 18 euros y suscribió un contratro para vender el 16,8% restante a la misma empresa pública a 18 euros, con un aumento anual del 10% hasta diciembre de 2001.

Rechazo de la SEPI

Cumplida esa fecha, la Administración optó por no pagar ese precio por estimar que la valoración de la empresa a la hora de redactar ese contrato se había hecho sin tener en cuenta una serie de ajustes e irregularidades detectadas posteriormente en el grupo azucarero y denunciadas por el anterior presidente de Ebro, Vicente de la Calle. SEPI y KIO mantuvieron en los últimos años negociaciones para lograr un acuerdo para liquidar el contrato y se barajó la cifra de unos 90 millones de eruos. La Administración rechazó esa posibilidad y en diciembre de 2001 KIO acudiò a los tribunales de justicia para buscar uan salida que ha dado lugar a la actual sentencia.

Por otra parte, Economía dio ayer luz verde para la venta a Hisparroz del 4,23% de Mercasa en Ebro Puleva a 7,75 euros por acción, lo que supone un total de 50,5 millones. Con esta compra Hisparroz pasa controlar el 10,6% de Ebro Puleva.

Ignacio Ruiz-Jarabo, presidente de la SEPI.
Ignacio Ruiz-Jarabo, presidente de la SEPI.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50