Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Miró dedica una sala al legado de Josep Lluís Sert

"Se lo debíamos a Sert", dijo ayer Eduard Castellet, presidente del patronato de la Fundación Miró, en la presentación de la nueva sala Josep Lluís Sert. Esta sala albergará desde ahora toda la documentación que se conserva en el centro artístico sobre el arquitecto que proyectó el edificio de la fundación, de quien se celebró el centenario de su nacimiento el pasado año. Este legado procede de la donación que Sert realizó en 1982, formada por cerca de 3.000 documentos, entre planos, esbozos, fotografías, objetos, libros y revistas, así como algunas obras artísticas sobre papel realizadas por André Masson y Georges Braque, además de la escultura de Alexander Calder El Corcovado y las pinturas Composició, de Fernand Léger, y Dona, de Joan Miró.

El nuevo espacio, que hasta ahora servía como almacén de la biblioteca del centro, estará dedicado monográficamente a temas de arquitectura y urbanismo. Completa este fondo el material cedido por Jaume Freixa, amigo y colaborador de Sert y autor de los dos proyectos de reforma del edificio. "Hemos establecido contactos con coleccionistas y hay buenas perspectivas para que nos cedan su material", explicó Freixa. En un futuro también se ha previsto la posibilidad de conectar por vía informática con el Colegio de Arquitectos para la consulta de su fondo sobre Sert.

En la nueva sala se podrá consultar todo el material, entre el que se hallan los primeros planos del proyecto de la Fundación Miró con una configuración distinta a la que resultó la definitiva. También se exhibe la maqueta original del edificio.

Sert, uno de los fundadores del GATCPAC, grupo de arquitectos de vanguardia en el periodo anterior a la Guerra Civil y decano de la Universidad de Harvard, fue junto al propio Miró y a Joan Prats el alma de la Fundación Miró al dar forma al entusiasmo del pintor por crear un centro de promoción del arte contemporáneo. Desde ahora su nombre se suma al de Pilar Juncosa y Prats, que también tienen su propia sala dedicada en la institución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de abril de 2003