GUERRA EN IRAK | Cerco a Bagdad

EE UU estrecha el cerco a Sadam

La incursión de una veintena de carros de combate y diez vehículos blindados duró tres horas

Las tropas estadounidenses entraron ayer en Bagdad. Una veintena de carros de combate y 10 vehículos blindados trazaron, en una incursión de tres horas, un arco desde el sur hacia el suroeste de la capital. Cuando llegaban a las afueras, según las imágenes de la cadena de televisión Fox, la gente les saludaba, pero a medida que entraban en la ciudad, los carros de combate fueron atacados con granadas y armas ligeras.

El mando militar en Doha afirmó que las tropas se mueven "a voluntad". El general Renuart señaló que se quería enviar un mensaje al régimen iraquí: "Las tropas de la coalición están ya en Bagdad y podemos demostrárselo al Gobierno de Irak".

La operación de las tropas norteamericanas sobre Bagdad comenzó al alba, y entrada la mañana una veintena de carros de combate y otros vehículos acorazados empezaban a rodar por el centro de la capital iraquí tomando a los defensores de la ciudad por sorpresa. Fueron tres horas de incursión sobre la capital. Como informaba desde Doha (Qatar) el Comando Central del Ejército de EE UU, las fuerzas norteamericanas iniciaron su penetración en Bagdad marchando por la Autopista 1, para atravesar una estrecha curva sobre el río Tigris antes de girar y tomar la carretera que conduce al aeropuerto internacional de Bagdad.

Más información
Barricadas en el centro de Bagdad

Con una sonrisa, el general estadounidense Victor Renuart reiteró: "Las tropas se mueven por los lugares seleccionados y en el momento en que fueron seleccionados". El capitán Frank Thorp reforzaba ante la prensa la declaración del general Renuart: "No se trata de una patrulla, son tropas del 5º Regimiento que avanzan sobre Bagdad".

Un vecino del barrio de Yarmuk, junto a la autopista del aeropuerto, comentaba así la incursión a la agencia France Presse: "Era un infierno. Hemos estado en medio de un campo de batalla". Un prisionero de la División Medina de la Guardia Republicana aseguró que los soldados iraquíes que defendían la capital sufrieron un terrible bombardeo. "Cuando las bombas alcanzaban a los tanques, muchos se metieron en coches", dijo el soldado. "Pero entonces las bombas caían sobre los coches. Fue terrible".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Oficiales norteamericanos informaron de que la coalición perdió un carro de combate durante la incursión. Según un reportero del diario The New York Times que viajaba con las tropas de Estados Unidos, el avance hacia la capital comenzó como una misión de reconocimiento encabezada por una columna de unos treinta vehículos de la 2ª Brigada de la 3ª División de Infantería. Un tirador de elite reconoció que era muy difícil diferenciar al disparar entre civiles y militares.

Primero se aproximaron al centro de la ciudad. Desde allí, los carros de combate y los vehículos acorazados giraron al oeste. Se encaminaron hacia el ya tomado aeropuerto de Bagdad para encontrarse con la 1ª Brigada de la 3ª División de Infantería. Desde el aeropuerto, la columna de carros blindados volvió a girar al sur. Completaron así un circuito de tres horas que les llevó a sus posiciones iniciales al sur de la ciudad. Los soldados norteamericanos pudieron observar signos de una huida apresurada por parte de las fuerzas iraquíes: Uniformes tirados en trincheras, carros de comabte y piezas de artillería abandonados. Las carreteras que conducían a Bagdad estaban cubiertas por el humo negro de las bombas caídas durante los 17 días de contienda.

Mientras tanto, el ministro de Información iraquí, Mohamad Said al Sahaf, aseguraba que seguían manteniendo el control del aeropuerto, pero lo desmentía un oficial de EE UU desde esa instalación. Al Sahaf leyó también un mensaje del presidente Sadam Husein instando a la población a luchar y a resistir en las ciudades que "el enemigo ha dejado atrás para concentrar sus fuerzas sobre Bagdad".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS