La policía detiene en Euskadi y Navarra a nueve presuntos colaboradores de ETA

La operación está relacionada con los listados de captación incautados al jefe militar Susper

La policía detuvo durante la madrugada de ayer en el País Vasco y Navarra a nueve personas acusadas de colaborar en distinto grado con la organización terrorista ETA. Los agentes registraron, además, un total de diez inmuebles en los que se incautaron de varios ordenadores y diverso material interno y de propaganda de la banda terrorista, según Interior. La operación, ordenada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, está relacionada con los listados sobre captación de activistas hallados en un piso de Francia en diciembre pasado en la operación en la que se detuvo a Ibón Fernández Iradi, Susper, considerado entonces por la policía como el jefe militar de ETA

Gracias a esos listados, la policía arrestó dos meses más tarde en una operación similar a la de ayer a 14 presuntos miembros de la nueva cantera etarra. El juez Garzón, en el auto de prisión por el que envió a la cárcel a 12 de los arrestados en febrero por pertenencia o colaboración con ETA (uno de ellos quedó posteriormente en libertad), indicaba que los jefes militares etarras controlaban los diferentes subaparatos de captación, encargados del reclutamiento de futuros terroristas a través de la entrega de cartas y de la recopilación de información sobre objetivos para cometer atentados.

La operación policial de ayer, continuación de alguna manera de la de febrero, se inició de madrugada en Euskadi y se prolongó hasta primeras horas de la mañana en la capital navarra y en el municipio de Villava. Se saldó con nueve arrestos, aunque había orden de detención contra once personas. La policía detuvo en Villava a Cristina Montoya Galar, de 19 años, y realizó un registro en la vivienda de los padres de Iñaki Zudaire Borge, de 24 años. Este último había sido detenido previamente en su domicilio, situado en el casco viejo de Pamplona.

Carga policial

En Vizcaya, la policía detuvo, pasada la una de la madrugada, a Unai Dañobeitia Cebayos, de 32 años, miembro de la sección sindical del sindicato abertzale LAB y hermano de una dirigente de Haika encarcelada por Garzón en 2001, y a Peru Aranburu Berriozalgoitoia, de 25 años y bertsolari (improvisador de versos). Sobre las 13 horas, agentes antidisturbios de la Ertzaintza (policía vasca) dispersaron con porras y material antidisturbios a decenas de manifestantes que protestaban por los arrestos frente al consistorio de Lekeitio, de HB. Según testigos presenciales, durante las cargas policiales, que produjeron varios contusionados, se vivieron escenas de miedo y desconcierto entre los viandantes ajenos a la protesta. La operación contra ETA en Vizcaya continuó con un registro en una lonja situada en el municipio vizcaíno de Iurreta, junto a Durango.

Las otras tres detenciones se produjeron en Vitoria: Gorka Moreno González, de 27 años, arrestado en la calle Los Herrán, y Agurtzane Izarza Hernández, de 28 años, y Asier Bengoa López de Armentia, de 27, detenidos en la calle Cuchillería del casco viejo vitoriano. Este último ya fue arrestado por la policía el 26 de abril de 1993 durante una operación contra la violencia callejera, aunque fue puesto en libertad sin llegar a pasar ante el juez. Todos ellos fueron trasladados a dependencias policiales en Madrid.

El juez Garzón deberá ahora comprobar el grado de vinculación de los arrestados con ETA. Si ya habían sido captados o no, y sus actividades dentro de la banda: infraestructura o tareas de información sobre posibles objetivos etarras, como el caso de varios de los detenidos en febrero, que estaban recopilando datos sobre ertzainas, policías municipales y cargos públicos de partidos constitucionalistas.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, aseguró que el objetivo de la operación de ayer y la del pasado febrero es reventar los conatos de reorganización de ETA y de "reconstituir su estructura de cooperación y apoyo en España".

Detención en Francia

El presunto etarra Xangarín Rekondo Serrano, de 23 años, fue detenido ayer tarde en Aveyron (suroeste de Francia), después de que acudiera a una farmacia para ser atendido por una herida de bala en la pierna izquierda. Los gendarmes, que fueron alertados, se personaron en el establecimiento y detuvieron al presunto etarra, que portaba una pistola. La policía española vincula a Rekondo con tareas de información del comando Donosti. La Ertzaintza detuvo, también ayer, a dos personas en Vitoria acusadas de actos de violencia callejera.

Agentes de la Ertzaintza trasladan a uno de los detenidos en Vitoria.
Agentes de la Ertzaintza trasladan a uno de los detenidos en Vitoria.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50