Las bolsas vivieron ayer una reacción técnica pese al deterioro de los datos económicos

La guerra lleva la confianza del comercio británico al nivel más bajo en 11 años

Los mercados de valores lograron ayer una reacción técnica que permitió dejar en un segundo plano tanto la evolución de la invasión de Irak como los últimos datos económicos que confirman el progresivo deterioro de la actividad en Europa y Estados Unidos. En el Reino Unido, la confianza del comercio se ha situado en el nivel más bajo de los últimos 11 años, la caída más fuerte según datos de la CBI, la gran patronal británica. El Ibex 35 recuperó el 1,41%, pero aún sigue por debajo del nivel de los 6.000 puntos.

La marcha negativa de las bolsas ante el desarrollo de los acontecimientos en Irak dio paso ayer a una reacción técnica, relativamente débil, pero que permitió soslayar el impacto de los últimos datos económicos. El avance de los índices es mucho menor que las caídas del día anterior y con un volumen negociado que tampoco invita a considerar un cambio de orientación a corto plazo. El Ibex 35 recuperó el 1,41% y sigue por debajo del nivel psicológico de los 6.000 puntos, mientras que la Bolsa de París ganaba el 0,63% y la de Francfort el 1,09%, al tiempo que Londres subía el 1,98%.

Las noticias sobre la forma y la velocidad de la invasión de Irak han ocupado el primer plano en la atención de los inversores por su impacto emocional; pero ayer era inevitable dedicar algún comentario a los datos económicos. La confianza de los consumidores franceses sufrió en marzo la tercera caída mensual consecutiva y queda en el nivel de finales de 1996, al tiempo que el paro subía en la eurozona una décima, hasta el 8,7%. A primeras horas de la tarde llegaba el índice de actividad industrial de Estados Unidos, con un descenso de 4,3 puntos, y que quedaba en 46,2 puntos. El nivel de los 50 puntos es el límite que indica si la economía se contrae o crece. A pesar de estos datos, Wall Street mostraba un avance del 0,97% al cierre de la sesión, aunque en medio de algunos altibajos.

Con los últimos datos sobre la marcha de la economía europea, la reunión del BCE de mañana, la primera en tiempos de guerra, se presenta confusa, pues a nivel oficial no se espera una bajada de los tipos de interés tras el cuarto de punto de hace un mes, hasta el 2,50%. Entre las razones que se esgrimen para mantener los tipos está la suficiente liquidez de la eurozona y el ya bajo nivel. La masa monetaria subió el 8,1% en febrero desde el 7,4% de enero. Otro de los argumentos que aconsejan esperar son los vaivenes del precio del petróleo y su capacidad de generar inflación en momentos de debilidad económica y de ralentización del consumo. La mejora de la situación en Nigeria, donde ayer se evitó en el último minuto una huelga del sector petrolero, permitió que el barril de Brent descendiera en 61 céntimos, hasta los 26,27 euros.

La confianza del comercio ha registrado su caída más pronunciada en el Reino Unido desde 1999 y se ha situado en su nivel más bajo en casi 11 años, según los datos revelados ayer por la CBI, la gran patronal de la industria británica. El sondeo, realizado justo en vísperas de que se iniciara la invasión de Irak, "confirma nuestros temores de que la confianza de los consumidores se ha visto afectada por las incertidumbres que rodean la guerra en Irak, la posibilidad de que haya subidas de impuestos y las preocupaciones suscitadas por el mercado de la vivienda", según el economista jefe de la CBI, Ian McCafferty.

La mala evolución de este índice, que se introdujo en 1983 y refleja el sentir de 20.000 empresas que aportan el 40% del empleo en el sector del comercio al detalle, aumenta las presiones para que el Banco de Inglaterra reduzca de nuevo los tipos, refleja la debilidad creciente de la coyuntura y pone en aprietos al ministro del Tesoro, Gordon Brown, en vísperas de presentar el Presupuesto, la semana que viene.

La encuesta de la CBI refleja que sólo el 28% de las firmas ha respondido que sus ventas crecen y el 41% que van a la baja. Eso da como resultado un índice de -13, la caída más significativa desde enero de 1999 (cuando fue de -9) y el balance más negativo desde julio de 1992, cuando el índice señaló un -15 y el umbral de la recuperación de la crisis de esos años, marcados precisamente por la primera guerra del Golfo. Las empresas creen que las ventas seguirán cayendo en abril en las que son las peores expectativas en ocho años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50