Barcina da plantón a la comisión de Urbanismo y elude explicar las obras ilegales en su piso

UPN aduce que debía ir a una inauguración, celebrada 180 minutos después a 100 metros

La alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, de UPN, dio ayer un sonoro plantón a la comisión municipal de Urbanismo, que ella misma preside, en la que todos los partidos de la oposición le iban a exigir explicaciones oficiales sobre la denuncia por obras ilegales en su vivienda particular, un lujoso dúplex del barrio de Mendebaldea de la capital navarra. La comisión, convocada con carácter ordinario a las nueve de la mañana, fue presidida por el concejal de Urbanismo, Juan Ignacio Sánchez de Muniáin, quien dio como única explicación de la sorpresiva ausencia de la alcaldesa que Barcina debía acudir dos horas y media después a la inauguración por los Reyes del nuevo Archivo General de Navarra. El lugar de la ceremonia dista apenas cien metros en línea recta del edificio del Ayuntamiento.

Pese al plantón de Barcina, todos los grupos del consistorio, salvo UPN, exigieron en la reunión de la comisión que la alcaldesa dé personalmente explicaciones a la mayor brevedad sobre lo ocurrido y que los técnicos municipales inspeccionen las obras presuntamente ilegales realizadas en 1990 en su ático por Barcina y su marido, el arquitecto José Vallejo. La vivienda quedó convertida en un dúplex tras la anexión de cinco trasteros situados bajo cubierta, que suman una superficie total de 72 metros cuadrados.

Además, la alcaldesa cubrió una terraza de 50 metros cuadrados y construyó en ella una pequeña piscina, según consta en la denuncia que varios dirigentes de movimientos vecinales han presentado ante la misma comisión.

Tras la denuncia, Barcina reconoció en un medio de comunicación que carecía de la preceptiva licencia municipal para realizar esos trabajos, aduciendo que en aquella época ella era profesora de la UPV en Vitoria y desconocía que debía solicitar permiso para las obras. Hasta el momento, Barcina se ha negado a comparecer ante otros medios de comunicación para comentar la denuncia.

"Queja ordinaria"

La modificación de la vivienda, de la que incluso dio cuenta fotográfica la revista Diseño Interior en su número 100 en un reportaje sobre el trabajo profesional del arquitecto Vallejo, contraviene la normativa general de edificación de la ciudad y fue denunciada el pasado lunes ante el área de urbanismo del Ayuntamiento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El concejal Sánchez de Muniáin confirmó ayer que la denuncia presentada por los cinco vecinos se tramitará como cualquier otra "queja ordinaria" sobre una cuestión urbanística. No obstante, la totalidad de los partidos de oposición (socialsitas, CDN, Izquierda Unida, Batzarre y el Grupo Mixto) pidieron celeridad en la inspección y recordaron que Barcina aún no ha dado la menor explicación oficial al Ayuntamiento sobre tales obras. Los trabajos nunca han sido ni comunicados ni regularizados en el catastro municipal, aunque han revalorizado el valor de mercado de la vivienda particular de la alcaldesa.

Barcina lleva 13 años tributando al precio de trastero por 72 de los 188 metros cuadrados de su residencia particular. "No pedimos ningún tipo de responsabilidad política", indicó ayer Idoia Saralegi, concejal de Izquierda Unida y portavoz de su grupo, "porque cuando se efectuaron los trabajos Barcina era una persona ajena a la política, pero como cualquier otro ciudadano, la ciudadana Barcina debe respetar las normas y atenerse a las licencias y adecuación urbanística".

Sanciones

Durante la celebración de la comisión de urbanismo, algunos grupos pidieron información sobre la posibilidad de aplicar sanciones económicas a la alcaldesa por la irregular tributación al Ayuntamiento de una parte de su residencia.

Los partidos pidieron también que se aporte documentación sobre las escrituras de las viviendas de la finca en que se enclava la residencia de la alcaldesa, que suma un total de 69 pisos, sobre la consideración catastral del espacio añadido al ático por Barcina e incluso sobre la posibilidad legal de obligar a la candidata a la reelección por UPN a cerrar los espacios presuntamente añadidos de forma irregular.

La reforma de la vivienda la diseñó el marido de la alcaldesa, José Vallejo, arquitecto y director de la obra del inmueble en el que se ubica, promovido por la constructora Avanco. Barcina se exculpó en un primer momento comentando que sus cuatro vecinos de ático hicieron obras similares y afirmando que las escrituras privadas de compraventa ratificadas ante notario permitían a los vecinos del edificio unir directamente los trasteros con las viviendas, una posibilidad constructiva específicamente prohibida en la normativa municipal de Pamplona

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS