GUERRA EN IRAK | La opinión del presidente

Aznar: "Estamos aliados con las mejores democracias del mundo"

"Yo también habría dicho que estoy contra la guerra si el CIS me hubiera preguntado"

El presidente del Gobierno, José María Aznar, dijo ayer que "el beneficio" que espera de su apoyo a EE UU en la guerra de Irak es "político" y se resume en que "estamos aliados con las mejores democracias del mundo". Afirmó también que no espera ventajas económicas, aunque su objetivo es situar a España "entre los países más desarrollados" y, políticamente, "entre los más grandes". Las tensiones autonomistas, añadió, comprometen esas metas.

Más información
"Asesinos" en el 'Diario de Sesiones'
El 91% de los españoles rechaza la intervención militar en Irak, según el CIS
Aznar pide "normalidad" a los candidatos del PP pese al "estruendo" contra la guerra

"No es poco", respondió Aznar a Onda Cero cuando el entrevistador le preguntó con incredulidad "¿eso es todo?", después de que el presidente presentara la alianza "con las mejores democracias del mundo" como el beneficio que espera de esta contienda. "No tenemos intereses en Irak. Actuamos por pura responsabilidad y convicción", añadió.

Aznar se extendió, sin embargo, en el terrorismo, como ya ha hecho otras veces, para explicar su postura. "No estamos hablando en el terreno de la fantasía", aseguró. "¿Qué pasará cuando un grupo terrorista tenga armas de destrucción masiva? Que las usará", prosiguió. "¿Cómo no va a ser sensible España a la amenaza terrorista, o a la situación en una zona como Oriente Próximo o a que se respete la legalidad internacional?".

Por extraño que parezca, Aznar insiste también en justificar su posición en este conflicto por las especiales relaciones de España con América Latina. Así, cuando a la pregunta de si no hubiera sido más coveniente adoptar un compromiso menor, como ha hecho Italia, respondió: "Me parece bastante evidente lo que significa la historia de España, que tiene un componente hispanoamericano profundo. Y el componente hispano tiene hoy una importancia fundamental en EE UU".

Algo que descartó el presidente en la entrevista con Onda Cero es que apoye a George W. Bush para entrar en el G-8. "Yo no tengo el objetivo de entrar en el G-8 como consecuencia de esto", comentó. "Estoy aquí por convicción y porque creo que es lo mejor para la seguridad de los españoles. España, si prosigue como estos años, entrará en el G-8 porque estaremos en el primer escalón económico y político del mundo".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En una incursión a la política interior, el presidente del Gobierno consideró que las reivindicaciones autonómicas del líder del PSC, Pasqual Maragall, que, dijo, responden a motivos "electorales", comprometen esos objetivos. "Hay dos metas", recalcó, "el salto económico a los países más desarrollados y el salto político que nos sitúe con los grandes. ¿Vamos a dejar esa oportunidad porque alguien diga que hay que revisar las bases de nuestra convivencia? Yo no lo recomiendo. El PP será firme en la defensa de la Constitución".

Previamente, consideró que las críticas al silencio del Rey sobre la guerra hechas el pasado lunes en el Congreso por el diputado nacionalista vasco Iñaki Anasagasti son consecuencia de que "a algunos no les gusta la Constitución", y vaticinó: "Nos vamos a tener que enfrentar a un desafío nacionalista muy fuerte".

"Una de las cosas que más me ha llamado la atención estos días", dijo también, "es que a [Carlos] Iturgáiz [secretario de los populares vascos], un político que se juega la vida a diario en el País Vasco, se le haya llamado asesino y terrorista en Sanlúcar de Barrameda".

Con respecto a la responsabilidad de la oposición en los episodios de violencia registrados en las manifestaciones contra la guerra, el presidente dijo que "los huevos se convierten en piedras y las piedras en bombas". También reiteró que "el que siembra viento recoge tempestades".

Aznar consideró que las fuerzas de seguridad "han cumplido extraordinariamente". No obstante, se disculpó con la joven agredida el pasado sábado en Madrid cuando, según captaron los fotógrafos, pedía ayuda para un herido por un teléfono móvil. "Yo le pido excusas, porque puede ocurrir que, en un momento determinado, un agente haga una cosa indebida".

El presidente aseguró que España "no" está en guerra, ya que sólo participa en la campaña en los planos "logístico y humanitario". "Ésa es la definición", dijo. Declinó cualquier responsabilidad en las muertes que se están produciendo en Irak, porque "la responsabilidad es totalmente del régimen iraquí", y restó importancia al dato publicado ayer por el CIS de que el 91% de los españoles está contra la guerra. "Yo también habría dicho que estoy en contra, si me hubieran preguntado", afirmó, "pero en la misma encuesta se dice que los españoles creen que Sadam Husein es una amenaza y que tiene conexiones con el terrorismo. Algo se tiene que hacer, y eso es responsabilidad del Gobierno. La oposición tiene que criticar, pero sin desligitimar al Gobierno".

No obstante, Aznar, que reconoció que ha vivido tiempos mejores, aseguró que no se dan las circunstancias para que cambie su compromiso de no presentarse a las próximas elecciones, y confió en que los españoles terminen por apreciar el sentido de responsabilidad de su Gobierno.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, en una foto de archivo.
El presidente del Gobierno, José María Aznar, en una foto de archivo.ULY MARTÍN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS