Alberto Fernández critica que las marchas contra la guerra perjudiquen el tráfico rodado

El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, señaló ayer que "la sucesión de manifestaciones" contra la guerra de Irak puede afectar "el pulso de la ciudad" y perjudicar la circulación "si no se garantiza el buen funcionamiento de los servicios públicos". Fernández Díaz pidió al alcalde de la ciudad, Joan Clos, que "garantice el derecho de los barceloneses que se quieren manifestar y también el de los que quieren circular libremente por la ciudad sin obstáculos".

El alcaldable del PP por Barcelona recalcó que "para parar la guerra hay que parar a Sadam" y añadió que "al final parece que el PP sea el responsable de esta guerra, cuando el único responsable es Sadam". En referencia al paro general del próximo miércoles, Fernández Díaz se limitó a pedir "respeto a los que quieren hacer huelga y a los que quieren trabajar".

El líder del PP también mostró su oposición a la propuesta de ICV para que en las próximas elecciones voten todos los extranjeros no comunitarios con un año de residencia en la ciudad. El candidato del PP para Barcelona arguyó el aumento de 50.000 ciudadanos no comunitarios que ha experimentado la ciudad en un año. Sobre la llegada de esta inmigración afirmó: "Es un fenómeno que nos desborda". En cambio, Fernández Díaz presentó una campaña para captar el voto de los ciudadanos comunitarios de Barcelona, que son 21.873. En su opinión, se trata de una forma de "incrementar la participación en las elecciones", y acusó a Clos de "estar cómodo" con la "anestesia de muchos barceloneses".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50