El alcalde de Motril pide la baja en el PSOE tras las tensiones internas con la dirección local

Luis Manuel Rubiales explicará hoy las razones que le han llevado a abandonar el partido

El alcalde de Motril (Granada), Luis Manuel Rubiales, solicitó ayer por carta a la dirección provincial del PSOE su baja en el partido a causa de los enfrentamientos internos con los responsables locales y, por añadidura, con el candidato a la alcaldía Pedro Álvarez. Fuentes del entorno de Rubiales precisaron que no tiene ánimo para permanecer en la alcaldía los dos meses que faltan para las elecciones municipales. Rubiales no asistió el viernes pasado a la presentación de la candidatura socialista pero aprovechó la reunión para adelantar al secretario provincial su intención de marcharse.

Los enfrentamientos internos entre el alcalde de Motril -la única ciudad con más de 50.000 habitantes, aparte de la capital, con que cuenta la provincia granadina- y la dirección del partido vienen de muy atrás y han originado situaciones tan peculiares como enfrentamientos físicos o la amenaza, luego desmentida, del parlamentario andaluz y secretario local, Manuel García Albarral, de abandonar el Grupo Socialista e integrarse en el mixto. Un grupo de partidarios de Rubiales llegó a manifestarse hace dos años ante la sede del partido para exigir la inmediata tramitación de sus peticiones de afiliación.

Hace un año la dirección del partido trató de poner paz entre las dos familias socialistas de Motril y buscó un candidato ajeno a ambos bandos como cabeza de listas para las elecciones municipales. La designación de Pedro Álvarez, entonces delegado de la Consejería de Economía, fue valorada entonces por la dirección del PSOE provincial como la fórmula idónea para impedir la celebración de unas primarias que hubieran fracturado en dos el partido y para olvidar un conflicto "profundo" y dilatado en el tiempo.

La solución, sin embargo, no ha traído la paz al PSOE motrileño. Fuentes cercanas a Rubiales aseguraron que desde entonces la dirección socialista ha ejercido una fuerte presión sobre el alcalde hasta el punto de llevarle ahora a plantear su abandono del partido y, probablemente, de la Alcaldía a sólo dos meses de las elecciones municipales. Hasta hoy no se conocerá si otros concejales acompañarán al alcalde. "Es como si no perteneciera al partido", precisaron los informantes.

Revista satírica

La gota que colmó la paciencia de Rubiales cayó el pasado viernes, momentos antes del comienzo de la presentación oficial del candidato en el Teatro Calderón. Rubiales y sus allegados comprobaron cómo los editores de la revista satírica El Batracio Amarillo, que se ha caracterizado por sus críticas constantes al alcalde, algunas de las cuales se han dirimido en los tribunales de justicia, repartían el último número entre los asistentes que contenía una entrevista de tres páginas con Pedro Álvarez y una página de publicidad del PSOE.

Fue entonces, siempre según las mismas fuentes, cuando el alcalde determinó que era la hora de abandonar el partido. El propio Rubiales aprovechó la presencia en una cafetería del secretario provincial del PSOE de Granada, Francisco Álvarez de la Chica, para comunicarle escuetamente su intención de pedir la baja y de anunciar públicamente hoy lunes su distanciamiento definitivo del partido.

El secretario general y senador socialista Francisco Álvarez de la Chica, que regresó ayer por la tarde de Madrid, declaró que desconocía el contenido de la carta y que ignoraba incluso a dónde la había enviado Rubiales. Álvarez declinó hacer algún comentario sobre el particular hasta comprobar la existencia de la carta de petición de baja de Rubiales, y redujo a un comentario informal "y en medio de una cafetería con otros grupo de personas" la sugerencia de Rubiales de irse del PSOE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción