Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 25% de los colegios malagueños presenta deficiencias de conservación

La federación de asociaciones de padres reprocha la "dejadez" del Ayuntamiento

El inventario hecho por las asociaciones de padres sobre las deficiencias en los colegios de la ciudad de Málaga no deja bien parado al Ayuntamiento, que tiene la competencia sobre su mantenimiento. Según las asociaciones de padres de alumnos, casi una cuarta parte de los centros presenta carencias de conservación y de seguridad, una situación que la federación que agrupa a esas organizaciones -Fedapa- achaca a la "dejadez absoluta" del consistorio.

El rosario de deficiencias incluye desde goteras, humedades y grietas hasta falta de extintores, tubos fluorescentes sin protección así como puertas y ventanas que dificultarían una evacuación. El inventario ha sido realizado por Fedapa en base a la recopilación de desperfectos hecha en el último mes por las asociaciones de padres. Según la federación, unos 16 centros públicos -de los más de 60 de educación infantil y primaria de la capital- presentan deficiencias importantes.

Barreras arquitectónicas, arquetas que entrañan riesgo de accidentes, cisternas que pierden agua, cuadros eléctricos insuficientes, patios que se inundan con frecuencia, cubiertas que necesitan impermeabilización, pintura en malas condiciones, humedades y paredes con grietas. Pero es más, las asociaciones de padres -que incluso han aportado fotografías de los desperfectos- denuncian una serie de incumplimientos de las normas de seguridad, como la ausencia de extintores, la existencia de puertas que abren en sentido contrario a lo establecido por la normativa, rejas fijas en algunas clases que complicarían una eventual evacuación o tubos fluorescentes que carecen de la preceptiva protección. En síntesis, una situación que una de las asociaciones no dudan en achacar a la "falta continuada de conservación".

La recopilación de carencias no se ha hecho en la provincia porque, según la presidenta de la Fedapa en Málaga, Pilar Trigueros, cuando en el resto de los municipios se detectan deficiencias, se comunica al Ayuntamiento correspondiente y, "sea del color político que sea", generalmente se subsana. "Pero en los últimos cinco años, en la capital, la dejadez ha sido absoluta. El resultado es el abandono de los colegios públicos y que miles de estudiantes de entre tres y doce años pasan al menos cinco horas diarias en condiciones denigrantes", se queja.

La federación solicitó hace un par de semanas una reunión con el alcalde, Francisco de la Torre, para trasmitirle su malestar y sus reivindicaciones, pero de momento no ha obtenido respuesta. EL PAIS no consiguió recoger ayer la versión del consistorio.

Según Fedapa, el Ayuntamiento ha recortado este año el presupuesto dedicado al mantenimiento de los colegios ya que en 2002 gastó 1.803.000 euros y la previsión para 2003 es de 1.286.000. El consistorio sostiene que la cifra asignada es mucho más alta, pero Trigueros aclara que porque el Ayuntamiento cuenta además las partidas destinadas al pago de las nóminas de conserjes y limpiadoras y a los productos de limpieza: "A simple vista, el presupuesto es abultado, pero si se restan esos conceptos que no son para conservación, quedan 214 millones de las antiguas pesetas, una cantidad a todas luces insuficiente. De ahí ese estado de abandono de las instalaciones. Hay un culpable y es el Ayuntamiento de Málaga".

La federación esperará unos días más para tratar de mantener una reunión con el alcalde. De lo contrario, convocará a las asociaciones para que decidan qué medidas adoptar. La recopilación documentada de deficiencias colegio a colegio fue precisamente un acuerdo alcanzado hace poco más de un mes, después de que varias apas se echaran a la calle para denunciar la situación de sus centros. Entre los más afectados por la falta de conservación se encuentran, entre otros, los colegios públicos Los Guindos, Miguel de Cervantes y Santa Rosalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de marzo de 2003