Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos desafía la legislación de Asturias

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, pescó el domingo un salmón en el río Sella y anunció que se lo vendería a su esposa, Gema Ruiz Cuadrado, por el precio simbólico de un euro. Con este anuncio, el ministro de Fomento se desmarcaba de la decisión del Gobierno de Asturias, del PSOE, de prohibir la comercialización del salmón capturado en los ríos de la comunidad, como ya ocurre desde hace años con las truchas. De la prohibición de venta, que acaba de entrar en vigor, sólo están exentos, con carácter excepcional, el primer ejemplar capturado en cada curso fluvial, los cotizados campanus. Álvarez-Cascos aseguró, en lo que fue interpretado como un desafío por parte del Principado, que él tiene un contrato con su esposa para venderle los salmones que capture. "Y si intentan anular ese contrato, me defenderé", dijo Cascos. En su opinión, quien pesca un salmón "lo puede comer, regalar a los amigos o cambiar por una gabardina". Y apostilló: "A ver si alguien se atreve a abrirme un expediente". El PP de Asturias ya dijo que si gobierna suprimirá esa prohibición. El presidente asturiano, el socialista Vicente Álvarez Areces, calificó ayer a Cascos de "prepotente al desafiar la legislación asturiana". Y agregó: "Pero no voy a caer en esa provocación, porque me preocupan más otras cosas que pasan en España y en el mundo", agregó. El director general de Recursos Naturales del Principado, Víctor Vázquez, excluyó la posibilidad de sancionar a Cascos: "No he visto que haya hecho una transacción pública. Y lo que haga con su mujer, lo que le compre o lo que le venda, no es de mi interés". No obstante, Vázquez le consideró "un poco irresponsable por jactarse y reírse de una legislación aprobada por el Parlamento soberano de Asturias". Señaló que no le ha sorprendido porque forma parte de un Gobierno "que, quizá, a partir de mañana se salte el Derecho Internacional para bombardear a un país del Tercer Mundo". Y añadió que sus declaraciones colisionan con la opinión del Ministerio de Medio Ambiente, en cuyo libro rojo para la conservación de los peces recomienda la prohibición de la venta del salmón.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 2003