Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un choque múltiple causado por la niebla provoca 14 muertos y 70 heridos en una autopista de Italia

Dos accidentes casi simultáneos causaron ayer una carnicería en la autopista que une Venecia con Trieste, en el noreste de Italia. Datos todavía provisionales elevaban a 14 el número de muertos y a 70 el de heridos, una decena de ellos en estado muy grave. Algunos testigos presenciales de los choques múltiples, que se produjeron en medio de una densa niebla, describieron la escena como apocalíptica, con coches incendiados, humo y olor a carne quemada. El accidente se produjo poco después de las siete de la mañana, hora punta en la autopista A4.

Decenas de ambulancias, coches de bomberos y de la policía de carreteras, además de varios helicópteros, fueron movilizados para socorrer a las numerosas víctimas, mientras la autopista era cerrada al tráfico. La catástrofe pudo ser limitada gracias a la intervención de un helicóptero de los bomberos que arrojó agua sobre un camión incendiado y evitó que las llamas provocaran una explosión.

Aun así, los trabajos de rescate de las víctimas, algunas de ellas atrapadas entre los hierros retorcidos de las carrocerías destrozadas, fue largo y penoso. Los heridos fueron distribuidos entre los hospitales del Veneto y la región del Friuli, la mayoría con pronóstico menos grave, aunque los médicos temían por la vida de una decena de ellos. La A4, Venecia-Trieste, se convirtió en una trampa mortal poco después de las siete de la mañana, hora punta en una autopista por la que circulan centenares de camiones y TIR. En el primer choque, que se produjo en dirección a Venecia, se vio envuelto un camión que transportaba bombonas de hidrógeno que se prendieron inmediatamente. Las llamas se propagaron a los vehículos circundantes en medio del caos y el pánico de los automovilistas. El fuego alcanzó también un camión cargado de cerdos, que murieron carbonizados.

El accidente provocó un tapón, y algunos conductores abandonaron sus coches. Sin embargo, la densa niebla impidió a otros vehículos darse cuenta de lo que ocurría. "Yo acababa de bajar de mi coche. Detrás de mí, un Golf consiguió frenar también sin problemas, cuando de pronto he visto horrorizado que llegaba un camión a toda velocidad que arrolló al Golf y a mi coche", relataba conmocionado el conductor de un Audi destrozado en el accidente.

El suceso, el último de una larga serie de incidentes similares en las carreteras del norte de Italia, provocó de inmediato una polémica. Los automovilistas culparon a la mala señalización de la autopista y a la niebla del accidente, mientras la policía de tráfico culpó a los conductores de no guardar las debidas distancias ni respetar el límite máximo de velocidad -50 kilómetros por hora- en situaciones de escasa visibilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de marzo de 2003