Detenido en Lleida el hijo de la anciana desaparecida hace dos años en Solivella

Los Mossos vinculan al arrestado con el hallazgo del cadáver de una mujer mayor

Agentes de los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer en Lleida a Marcelino Cendrós, el hijo de Francisca Ballart, la mujer de 91 años desaparecida misteriosamente en octubre de 2001 en Solivella (Conca de Barberà). El hombre, que se hallaba en paradero desconocido desde la desaparición de su madre, fue localizado y arrestado en la estación de tren de la capital leridana, ya que sobre él pesaba una orden de busca y captura dictada por el juzgado de Valls. Un portavoz de la policía autonómica señaló que la detención de Marcelino Cendrós, de 62 años, será importante para esclarecer las extrañas circunstancias de la prolongada ausencia de su madre.

Los investigadores también creen que su declaración puede ser clave para identificar el cadáver de una mujer anciana que fue encontrada el pasado día 4 en una acequia de riego de las afueras de la localidad de Els Alamús (Segrià), muy cerca de un club de alterne situado en la carretera N-II, que supuestamente frecuentaba el arrestado. El cuerpo de la mujer apareció con una bolsa de plástico en la cabeza y presentaba un avanzado estado de descomposición.

Sin acusación formal

Aunque Marcelino Cendrós es el principal sospechoso de la desaparición de su madre, todavía no existe ninguna acusación formal contra él. A última hora de la tarde de ayer aún no había sido interrogado por los investigadores. La policía catalana está pendiente de los resultados de las pruebas científicas de ADN para precisar la identidad del cuerpo encontrado en Els Alamús y las causas de la muerte. Todos los indicios parecen apuntar a que el cadáver podría corresponder a la anciana Francisca Ballart, más conocida en su pueblo como Sisqueta. Poco antes de abandonar la localidad de Solivella, en diciembre de 2001, el arrestado había declarado ante la Guardia Civil que había ingresado a su madre en un centro geriátrico de Lleida, sin precisar en cuál.

El alcalde de Solivella, Josep Maria Casamitjana, explicó ayer que, ante la extraña y sospechosa actitud que el detenido mantuvo por aquellas fechas, decidió presentar una denuncia ante la Guardia Civil. "Cuando se le preguntaba por el paradero de su madre, siempre esquivaba la conversación", añadió. Todas las indagaciones realizadas por familiares y vecinos para encontrar a Francisca Ballart en alguna residencia geriátrica de Tarragona y Lleida resultaron infructuosas.

Una vez pueda confirmarse la identidad del cadáver hallado en Els Alamús, los investigadores del caso deberán determinar si la muerte de la mujer se produjo de forma violenta.

La policía trabaja con la hipótesis de que la anciana pudo fallecer por causas naturales y el hijo pudo hacer desaparecer el cadáver para seguir cobrando la pensión de la madre. Los vecinos explican que ésta tenía mucho dinero ahorrado en una cuenta corriente que también estaba a nombre de Marcelino, que ha sido definido como una persona "solitaria, arisca y poco sociable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50