Crónica:AJEDREZ | Concluye el torneo de LinaresCrónica
i

Leko triunfa en la crisis de Kaspárov

El húngaro, de 23 años, remontó tras su derrota ante Francisco Vallejo

Los gestos de crispación e impotencia de Gari Kaspárov, 4º en la clasificación final, marcaron el XXV aniversario del Torneo Ciudad de Linares. Mientras el ruso, que cumplirá 40 años el 13 de abril, aclara si su crisis es pasajera o incurable, las distancias se acortan en la élite. El húngaro Peter Leko, de 23 años, capaz de jugar muy bien durante siete horas seguidas, ganó el torneo por mejor coeficiente de desempate que el ruso Vladímir Krámnik.

"¡Estoy cansado, estoy cansado!", gritó Kaspárov el sábado a su entrenador, Yuri Dojoián, cuando éste le preguntó, mientras huían del escenario a toda velocidad, por qué no había arriesgado más frente al español Paco Vallejo, quien le arrancó el empate cuando ambos sufrían apuros de tiempo extremos. "Este es el peor torneo de mi carrera", remachó después el número uno.

Él atribuye su fracaso, tras lograr el primer puesto en los cuatro últimos años (compartido con Krámnik en 2000) y ganar ocho ediciones desde 1990, a su edad y a los problemas extradeportivos que ha sufrido en los últimos seis meses. Otros, como el gran maestro yugoslavo Ljubomir Ljubójevic, consideran que el constante entrenamiento de Kaspárov con ordenadores le perjudica: "Las computadoras te muestran tus imperfecciones. Kaspárov ya no confía en su intuición, sino en el cálculo exacto, y por tanto no arriesga como antes porque juega como si sus rivales fueran máquinas", explica Ljubójevic.

El grado de riesgo es precisamente lo que marca la transfiguración de Leko, 5º del mundo. Fue un niño prodigio, y se convirtió a los 14 años en el gran maestro más joven de la historia. Pero luego atravesó un periodo muy gris, conservador a ultranza, firmando muchos empates tras poca lucha. Tras su matrimonio, con una armenia, cambió por fin de estilo hace un par de años. Y también su alimentación: ya no es un vegetariano estricto, come pescado y productos lácteos. Los resultados no pueden ser mejores: ganó en julio el Torneo de Candidatos de Dortmund, y ahora el Wimbledon del ajedrez, donde además se llevó el premio especial a la combatividad, tras disputar cinco partidas de más de seis horas.

"Ha sido un torneo tremendo. El empate a puntos con Krámnik augura que nuestro duelo en junio será muy duro", dijo el húngaro en referencia al Mundial oficioso que ambos disputarán desde el 31 de mayo en sede aún no determinada. Krámnik, que intentó ganar ayer sin éxito a Leko durante cuatro horas, subrayó que había jugado acatarrado buena parte del torneo. El vencedor de ese encuentro disputará la final de reunificación contra el ganador del Kaspárov-Ponomáriov (Ucrania, campeón oficial), previsto para junio en Buenos Aires, para que sólo haya un campeón del mundo tras diez años de cisma.

El indio Viswanathan Anand, 3º del mundo, ha perdido una oportunidad de oro de fastidiar a la Federación Internacional (FIDE), que le ha marginado del proceso de reunificación en una injusticia flagrante. Tras ganar casi todo lo que jugó desde el pasado verano, Anand era el favorito para aprovechar la crisis de Kaspárov, pero ha vuelto a mostrar falta de garra en los momentos decisivos.Vallejo, de 20 años, y el azerbaiyano Teimur Radyábov, de 15, ganador de Kaspárov en la segunda ronda, vislumbran un futuro brillante. El español, que ganó a Leko el viernes, perdió ayer de nuevo ante Ponomáriov, pero las estrellas ya le han bendecido: "Puede estar pronto entre los diez mejores si sigue trabajando duro", le auguran.

Clasificación final: 1. Leko, 7 puntos. 2. Krámnik, 7. 3. Anand, 6,5. 4. Kaspárov, 6,5. 5. Ponomáriov, 5,5. 6. Vallejo, 5. 7. Radyábov, 4,5.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de marzo de 2003.

Lo más visto en...

Top 50