Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigado el entorno de Ripollés por el robo de 66 obras al artista

Los ladrones no eran expertos pero conocían la casa, dice el pintor

La Guardia Civil está investigando el entorno del pintor castellonense Juan Ripollés para tratar de localizar al autor o autores del robo que, durante la madrugada del jueves, se cometió en su estudio en la pedanía Mas de Flors, en el término castellonense de Sant Joan de Moró. Se sustrajeron un total de 66 obras, valoradas en más de 300.000 euros, según la estimación aportada por el propio artista.

El botín que finalmente se llevaron los ladrones o ladrón -lo más probable es que se trate al menos de dos personas- está compuesto por cuatro lienzos grandes, cuatro cuadros pequeños, 30 serigrafías y una serie de grabados pequeños. Todos ellos estaban almacenados en la casa del conocido pintor. Ripollés mantiene que los ladrones "no eran expertos, puesto que se han dejado otros cuadros de mayor valor que los sustraídos", mientras que considera que debe tratarse de alguien que conoce la zona, su casa y su estudio.

"Deduzco que tenían perfectamente controlada mi casa y sabían que yo no estaba dentro", afirma. El artista no sospecha directamente de nadie aunque asegura que "está claro que no entraron simplemente a robar, sino que fueron a robar a Ripollés", señaló. El artista se encontraba en una casa cercana junto a su compañera. "Nadie oyó ni vio nada, pues los ladrones entraron por la puerta trasera de la vivienda y accedieron a su interior rompiendo un cristal de la cocina", agrega.

Los ladrones cargaron las obras en un coche y se llevaron tan sólo las telas, dejando los marcos. Probablemente, los autores del robo tuvieron que abandonar el lugar de manera precipitada porque "había algunas obras por el suelo como si se les hubiesen caído y no les hubiese dado tiempo a regresar", comentó el artista.

Ésta es la segunda ocasión en la que la vivienda de Ripollés sufre un robo, aunque la primera vez tan sólo se llevaron tres grabados. En esta ocasión, los cuadros sustraídos tienen un especial valor sentimental, ya que algunas de las obras fueron recompradas por el autor y datan de sus primeros años como pintor.

Según la información recogida por Efe, que sitúa la valoración de las obras robadas en 300.500 euros, Ripollés explicó que los ladrones "tuvieron que aparcar el vehículo a unos 400 metros campo a través y no es tampoco fácil transportar objetos por esta zona, aún menos si es de noche y la visión es menor". Indicó también que "por las huellas se sospecha que hayan sido cinco personas y dijo que la mayoría de obras sustraídas "son de gran valor sentimental, ya que las he ido recomprando posteriormente".

También señaló que además de sus obras que había recomprado, hay un cuadro que terminó recientemente titulado Mujer reflexiva, que es "un encargo que me hicieron hace meses y que debía ser entregado ahora". El artista indicó que no disponía de ningún tipo de alarma o sistema de seguridad en la casa, pero tras el robo no descarta la idea de proteger la casa y sus obras.

Hizo hincapié en que no es habitual que él y su compañera abandonen la casa por la noche, pero el día del expolio concretamente tuvieron una cena con el subdelegado del gobierno, Vicente Sánchez Peral, el presidente de la Diputación, Carlos Fabra y el secretario de Estado de Comercio, Juan Costa. Por tanto sospecha que los ladrones estaban "controlando o vigilándolo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de marzo de 2003