Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Agua y lengua

Como valencianos conscientes de formar parte de un pueblo histórico que se extiende desde Orihuela a Vinaròs, desde la Associació Cívica i Valenciana Jardí d'Aiora queremos dejar bien claro desde el principio nuestra solidaridad con los agricultores del norte, del centro o del sur de nuestro país, València, cuyas tierras sufren sed de agua.

Dicho esto, y como lo cortés no quita lo valiente, también queremos dejar bien claro, como valencianohablantes conscientes, nuestra repulsa a los dirigentes de AVA-Asaja por la exclusión más absoluta que los organizadores de la manifestación Agua para todos hicieron de la lengua autóctona de los valencianos, el valenciano, y para más burla con dinero de todos los valencianos.

Por eso, señores de AVA-ASAJA les vamos a cantar las cuarenta, aunque son muchas más las que se merecen: Ustedes no son, como se les ha llenado la boca, valencianos conscientes, más bien son "levantinos" o lo que es lo mismo, provincianos, sucursalistas madrileños y castellanófilos a rabiar, pese a que algunos aún hablan, por inercia y residualmente, el valenciano. Excusas siempre encontrarán para justificar el autoodio lingüístico que les supura por la boca. Que precisamente fuera ¡ay señor! el Presidente de la Región castellana de Murcia el que tuviera la delicadeza de darse cuenta de en qué cultura y comunidad histórica se encontraba, usando algunas palabras en valenciano, lo dice todo.

En fin, les deseamos, en forma de maldición, que la próxima vez que tengan la caradura de utilizar el nombre de València y parte de su simbología en un acto del que expulsen, una vez más, el valenciano, cuando hagan sus discursos se les llene la boca, a todos, de agua salobre, nunca mejor dicho. Pero esperamos, por el bien de los agricultores, que ésta no sea la que nos quieren traer del Ebro.

"¡Vegonya cavallers, vergonya!". Grito de batalla Jaume I, fundador del Reino de València.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de marzo de 2003