Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial castigará a la juez que presionó para excarcelar a Mario Conde

La comisión disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) aprobó ayer por unanimidad que la juez de vigilancia penitenciaria María del Prado Torrecilla cometió una falta muy grave al presionar a magistrados en favor de la excarcelación del ex presidente de Banesto Mario Conde. En cambio, la propuesta de que el pleno sancione a la juez con dos años de suspensión fue aprobada por tres votos a dos.

Fernando Salinas, propuesto por el PSOE; Félix Pantoja, vocal a iniciativa de IU, y Agustín Azparren, consensuado por el PP y el PSOE, respaldaron la propuesta del instructor del expediente, el magistrado Eduardo Calvo (presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional) de que la sanción consista en dos años de suspensión. Por su parte, los vocales propuestos por el PP, Enrique López y Carlos Ríos, aún coincidiendo con los tres consejeros mayoritarios en que la juez Torrecilla incurrió en falta muy grave, estiman excesiva la sanción. Las sanciones que puede imponer el CGPJ por falta muy grave son la de suspensión por hasta tres años, traslado forzoso o separación de la carrera judicial.

Los hechos por los que se sancionará a la juez Torrecilla guardan relación con las presiones ejercidas cerca de sus compañeros María Reyes Jimeno y José Luis de Castro, según ellos mismos denunciaron, para que concedieran un permiso a Conde o se dejaran sustituir con igual fin. La segunda falta por la que fue expedientada la juez se refería a sus supuestas presiones al director de la prisión en la que cumple condena Conde para que emitiera un informe favorable a éste a fin de concederle el tercer grado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2003