Docentes interinos realizan acampadas y concentraciones para exigir su estabilidad

La tercera jornada de huelga celebrada ayer por los docentes interinos de la comunidad estuvo salpicada de numerosos actos de protesta en casi todas las provincias, acciones que se engloban en la Semana Negra de la Educación con la que el Sindicato Andaluz de Docentes Interinos (SADI) tratan de forzar a la Consejería de Educación a que retire la última oferta pública de empleo para el cuerpo de maestros -4.500 plazas- y plantee un plan de estabilidad laboral definitivo a este colectivo que integran casi 20.000 profesores.

En Jaén, ayer por la mañana un grupo de interinos intentó boicotear un acto en el que participaba la consejera de Educación, Cándida Martínez, a quien exigieron que la Junta presente un plan de estabilidad laboral similar al que se ha dado a los interinos de la sanidad pública. Martínez contestó estas exigencias alegando que no corresponde a la Junta plantear esa salida laboral, sino al Gobierno central. "El Ministerio de Educación ha tenido una oportunidad muy buena con la Ley de Calidad, pero no ha incluido ninguna disposición transitoria al respecto. En el Gobierno andaluz no podemos hacer nada porque depende de un decreto", indicó Martínez, que volvió a calificar el acuerdo de estabilidad docente firmado con los sindicatos, menos el SADI, de "equilibrado y generoso".

En Sevilla, más de un centenar de interinos inició ayer una acampada ante la sede de la delegación de Educación, campamento en el que tienen previsto permanecer hasta mañana viernes, cuando empezarán la marcha que pretenden realizar desde la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla hasta la capital andaluza.

También en Almería, cerca de un centenar de docentes se encerraron durante la noche del miércoles en dependencias de la Diputación para exigir una "solución definitiva" a su inestablidad laboral. Los interinos tenían previsto levantar el encierro en la tarde de ayer y hoy se concentrarán ante la delegación de Educación. En Huelva, cerca de 200 interinos se manifestaron hasta la sede de la delegación de Educación, donde trasladaron a su responsable, Fernando Espinosa, su malestar por la convocatoria de la oferta pública de empleo que, en su opinión, amenaza con dejar sin trabajo a unos 2.000 interinos y complicará aún más la precaria situación laboral de este colectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de marzo de 2003.

Lo más visto en...

Top 50