Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaplana dice que la guerra en Irak influirá poco en el 25-M

El presidente del PP valenciano respalda al candidato en el Comité Ejecutivo Regional

El presidente del PP de la Comunidad Valenciana y ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, pidió ayer a los miembros del Comité Ejecutivo Regional de su partido que no bajen la guardia y les aseguró que una posible guerra en Irak no tendrá excesivas consecuencias electorales en la Comunidad Valenciana. Zaplana, que respaldó al candidato Francisco Camps, explicó que la gente vota por intereses más próximos y eso beneficia la gestión del PP.

El ex presidente de la Generalitat explicó que en la Comunidad Valenciana las expectativas son buenas, aunque habrá que esperar a conocer el resultado de las urnas. Eduardo Zaplana, que acostumbra a identificar el optimismo social con el respaldo electoral, manifestó que ahora el nivel de optimismo sería "excepcionalmente bueno" si cuestiones como la catástrofe del Prestige o el temor a una guerra en Irak no estuviesen presentes. Sin embargo, Zaplana indicó que estas cuestiones no tienen por qué influir en las elecciones de la Comunidad Valenciana, en las que, a su entender, la oposición socialista está cometiendo errores de bulto como el de no sumarse a la concentración en favor del Plan Hidrológico Nacional celebrada el pasado domingo. Zaplana se mostró satisfecho del nivel de cohesión del partido y aprovechó para descalificar al secretario general del PSPV y candidato a la presidencia de la Generalitat, Joan Ignasi Pla. "Da de sí, lo que da de sí", dijo Zaplana, que criticó al dirigente socialista por no renunciar a su escaño en el Congreso de los Diputados para batirse en la precampaña con el candidato popular, Francisco Camps. Una renuncia que no se produce, en opinión de Eduardo Zaplana, porque no se cree que pueda obtener la victoria en las próximas elecciones autonómicas.

El presidente del PP en la Comunidad Valenciana compareció ayer tras la reunión del Comité Ejecutivo Regional con Francisco Camps, quien no ahorró adjetivos de admiración y loa hacia la labor de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat, al que consideró el auténtico artífice de la aprobación del Plan Hidrológico Nacional. Una cuestión que aprovechó para cargar contra los socialistas por explicar su posición en Bruselas y dificultar que la Unión Europea subvencione buena parte de las infraestructuras previstas en el PHN.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2003