Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos hacen poco por captar a los 137.000 votantes que viven en el extranjero

Los políticos destacan la dificultad de llegar a una colonia dispersa y lejana

Madrid es, después de Galicia, la segunda comunidad autónoma que tiene más potenciales votantes en el extranjero. Pero los partidos que se presentan a los comicios del 25 de mayo apenas tienen previstos actos electorales para captar a esos 137.176 madrileños con derecho a voto que residen en otros países. PSOE, PP, IU y Los Verdes de Madrid enviarán sus propuestas a estos votantes, pero sólo los socialistas han proyectado un encuentro con algunos de ellos en Bruselas. El 86% de estos electores residentes en el extranjero se abstuvo en las elecciones autonómicas y municipales de 1999.

Francia, Estados Unidos, Alemania, Suiza, Bélgica, Argentina, Chile, México, Venezuela, Reino Unido, Australia y Brasil son, por ese orden, los principales países de residencia de los madrileños afincados en el extranjero. La principal colonia está en Francia, con 12.000 miembros.

Los partidos no parecen dispuestos a pelearse por el voto de esta diáspora. Les disuade, sobre todo, su gran dispersión por diferentes continentes. Pero tienen su peso electoral. Si se extrapolan los datos de las últimas elecciones autonómicas, en las que los partidos necesitaron de 24.000 a 25.000 votos para obtener un parlamentario regional, las papeletas de esos 137.176 electores ausentes podrían suponer de cinco a seis diputados. Se trata, claro está, de la cuenta de la vieja, ya que los votos que precisa cada partido para obtener un escaño sólo se conocen cuando se sabe el porcentaje de abstención.

Andrés Rojo, jefe de gabinete de Rafael Simancas, el candidato del PSOE a presidir el Gobierno regional, reconoce que los próximos comicios se presentan muy reñidos y "tiene especial interés dar a conocer las propuestas al mayor número de electores", incluidos los que viven en el extranjero. Pero su partido, además del envío de información, sólo tiene previsto celebrar un acto, en abril o mayo, en Bruselas para los españoles, entre ellos los madrileños, que hay en la capital europea. "Es un compromiso que adquirimos en la visita realizada por Simancas a Bruselas hace dos meses", afirma. Rojo resalta que el elevado nivel de abstención entre estos votantes es fácil de comprender "por la lejanía".

"Dispersión geográfica"

Ángel Requena, candidato de Los Verdes de Madrid a la Comunidad, admite que estos electores ausentes suponen un voto "a tener en cuenta", pero en su campaña no prevé actos dirigidos a ellos "porque su dispersión geográfica lo hace muy difícil". "Puede que nuestro candidato a la alcaldía de Madrid, José María Mendiluce, tenga previsto algún encuentro porque, en su calidad de eurodiputado, tiene más vinculación con ellos", apostilla.

IU también dará a conocer sus propuestas a estos electores a distancia a través de las oficinas consulares y de las organizaciones de la coalición en el exterior. Pero Carlos Gutiérrez, coordinador de áreas de IU-Madrid, reconoce que, si no hacen más, es "por cuestiones económicas", no porque no los considere importantes. "Son muchos y creemos que forman parte de nuestra base social porque entre ellos hay bastante gente trabajadora que emigró en busca de un futuro mejor", matiza.

Portavoces de la candidata del PP a la Comunidad, Esperanza Aguirre, explican que los populares van a coordinar a nivel nacional todas sus actuaciones con los electores en el extranjero. "Por ahora no hay actos convocados, pero lo que sí se va a hacer es una campaña de información sobre el proyecto del PP a través de las organizaciones afines en otros países".

En las elecciones municipales y autonómicas de 1999, el voto de los 13.338 de los madrileños en el exterior que decidieron ejercer su derecho (sólo un 14% de los que podían hacerlo) estuvo muy repartido entre PSOE (5.374) y PP (5.194). IU obtuvo 970 papeletas.

En las elecciones generales de 2000, fue el PP quien recibió más apoyo de estos votantes, con 10.810 sufragios frente a 8.172 del PSOE, y 1.396 de IU.

Portavoces de la Oficina del Censo Electoral, del Instituto Nacional de Estadística, explican que los madrileños afincados en el extranjero tienen que estar inscritos en el consulado español del país donde vivan para tener derecho a voto. "Normalmente se les permite votar en el último domicilio español donde estuvieron empadronados antes de residir fuera", añaden. En breve, la Oficina del Censo les enviará una carta para que soliciten, antes del 26 de abril, su participación en las elecciones municipales. "Para las autonómicas no tienen que preocuparse porque nosotros les enviamos los sobres y las papeletas de cada partido", explican. El voto se hace por correo.

El censo de electores que podrán participar en Madrid en los próximos comicios autonómicos es de 4.403.931, de los que 137.176 (un 3% del total) viven en otros países. En las elecciones municipales este número de votantes se incrementa en 37.652 más ya que la Ley de Extranjería permite elegir a concejales (no a diputados) a los inmigrantes de la UE y de Noruega que residan en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 2003