Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desempleo sigue subiendo

La nueva subida del desempleo a un récord del 5,5% de la población activa y el mantenimiento de la deflación en enero siguen siendo las principales dificultades de la economía japonesa para salir de la crisis.

El pesimismo, al que también contribuye la tensión internacional, se ha intensificado esta semana al revelarse que las personas despedidas de sus puestos de trabajo ascendieron en enero a 130.000, mientras que el número de parados supera los 3,5 millones.

El aumento del paro ha estado acompañado por una caída del 2% interanual del gasto de las familias de asalariados en enero con respecto al mismo mes del año anterior, así como una contracción del 4,7% en el promedio de ingresos de esos hogares.

Pero los analistas están todavía más preocupados por el descenso mensual del 0,4% en el índice de precios al consumo (IPC) de enero, que demuestra que la deflación lleva descontrolada durante tres años y medio, una mala noticia a la que hay que sumar la reducción de los ingresos de los exportadores debido a la fortaleza del yen.

El Gobierno del primer ministro Junichiro Koizumi considera que la deflación es una de las principales causas del estancamiento económico y ha pedido repetidas veces al Banco de Japón que intente frenarla mediante el comentado objetivo de inflación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de marzo de 2003