Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Màrius Carol recrea el frustrado robo de los restos de Jaume I

El periodista y escritor Màrius Carol reconstruye en El segrest del rei (Planeta) la aventura de unos estudiantes catalanes que en 1952 planearon robar (aunque al fin no lo hicieron) la momia del rey Jaime I. Esta acción era como protesta porque el general Franco iba a presidir el traslado de los restos del Conquistador desde la catedral de Tarragona hasta el monasterio de Poblet.

Entre la historia, la política y la intriga, Carol enlaza los hechos ocurridos hace 51 años con la actualidad. En la primera parte de la novela, recrea lo sucedido en 1952, poco después de la celebración del Congreso Eucarístico, cuando el joven Pere Figuera pide a sus amigos que le ayuden en el proyecto. Mezclando datos históricos con ficción, Carol describe el panorama sombrío de la dictadura, el entusiasmo de los jóvenes catalanistas, la huelga de tranvías de 1951 y el viaje a España de Frank Sinatra.

La segunda parte de la novela, protagonizada por Ferran, un médico forense que ya aparecía en Les seduccions de Júlia, nos traslada a 2002. El forense recibe el encargo de investigar unos restos aparecidos en un monasterio de Segovia que podrían pertenecer a Blanca de Navarra, la madre del príncipe de Viana. Para contrastar las pruebas de ADN, Ferran viaja a Poblet, donde queda atrapado por la antigua historia del intento de secuestro de los restos del rey Jaume.

Las dos tramas confluyen a partir de este momento en la investigación hasta un final sorprendente en el que nada es lo que parece.

Carol, que mezcla también personajes reales con otros de ficción, le ha dado a la novela un enfoque muy periodístico, con un lenguaje claro y directo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2003