Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior anuncia "acciones legales" contra quienes acusan de tortura a la Guardia Civil

El Gobierno vasco da mayor crédito a la denuncia del director de 'Egunkaria' que al ministro

La denuncia del director del clausurado diario Euskaldunon Egunkaria, Martxelo Otamendi, de que fue torturado durante su detención por la Guardia Civil provocó ayer un choque frontal entre el Gobierno central y el Ejecutivo vasco y los partidos que lo sustentan. Después de que el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga (EA), y el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, dieran todo el crédito a las denuncias de Otamendi, el ministro del Interior, Ángel Acebes, anunció que iniciará "acciones legales" contra quienes acusen "falsamente" de torturas a la policía o a la Guardia Civil.

Otamendi denunció el martes, tras salir en libertad de la Audiencia Nacional, que durante los cinco días que estuvo incomunicado por la Guardia Civil fue torturado y vejado y que escuchó "cómo molían a palos" a los demás detenidos. Ayer, en La Ventana de la Cadena SER, abundó en que le obligaron a hacer mucho ejercicio físico (flexiones), le mantuvieron desnudo y de pie durante horas, recibió insultos homófobos y le amenazaron así: "Si vuelves a mentir te pegamos un tiro".

La denuncia fue recogida por Anasagasti, quien pidió que Acebes y el director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, dieran explicaciones sobre el asunto, y añadió: "Es incomprensible que no sólo cierren un medio de comunicación, que en Madrid parece una medida normal, sino que encima se incomunique y torture a ciudadanos por el mero hecho de ser vascos". En esta línea, el consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga (de Eusko Alkartasuna) dio por sentada la existencia de las vejaciones a Otamendi, porque, dijo, tiene que confiar "plenamente en el valor supremo de la palabra del director de un medio de comunicación". Igualmente, el parlamentario Oskar Matute (de IU-EB, en el Gobierno vasco con el PNV y EA) afirmó: "Dentro de un Estado democrático, no pueden tener cabida las torturas y, de producirse denuncias, lo que hay que hacer es investigar hasta esclarecer totalmente los hechos".

Éstas y otras declaraciones provocaron una dura réplica de Acebes, quien no sólo defendió que ni la policía ni la Guardia Civil torturan, sino que anunció que había ordenado a los servicios jurídicos de Interior que estudien "todas las acciones legales, denuncias o querellas contra quienes han formulado falsamente estas acusaciones, que son delictivas. Si hay una mínima posibilidad legal, actuaremos contra ellos". Acebes recordó que la Ertzaintza padeció una campaña similar la semana pasada. De hecho, el departamento de Interior vasco denunció en una nota del 18 de febrero una "campaña de falsas acusaciones y malos tratos" y "una campaña difamatoria" de los detenidos por relación con el terrorismo. Los forenses, por su lado, no han hallado signos de malos tratos o violencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de febrero de 2003