BDO se aproxima a la cabeza del pelotón

La desaparición de Andersen permite a la quinta auditora optar a los grandes contratos

La auditora BDO Audiberia, la primera tras las cuatro grandes, ve en la desaparición de Andersen una oportunidad para hacerse un hueco en el selecto mercado del Ibex. Por el momento ha decidido centrarse en su negocio tradicional, olvidar los devaneos en consultoría y no descarta la compra de otras firmas para seguir creciendo. El último año lo hizo un 17%,5.

Las 35 empresas que componen el Ibex ponen sus cuentas anuales en manos de alguna de las llamadas cuatro grandes. Es una barrera de entrada casi imposible de romper para las auditoras de tamaño más modesto y, sobre todo, con menos nombre. La desparición de Andersen hace casi un año -en España está en proceso de integración con Deloitte, otra grande- no ha movido ni un milímetro ese muro, si bien están cambiando algunas cosas.

"Las empresas del Ibex han empezado a requerir nuestros servicios", asegura Juan Manuel Osorio, presidente de BDO Audiberia, la quinta firma de España según sus directivos. La auditora ha sido convocada al menos a "media docena" de concursos para 2003 y calcula que al año siguiente lo harán en otros "seis u ocho". "Antes no había ese movimiento", asegura el director de la oficina madrileña de la firma, Alfonso Osorio, para quien "la diferencia fundamental es que antes íbamos a esos procesos cuando teníamos un contacto y ahora se cuenta con nosotros cuando se piden propuestas".

La auditora, que en 2002 facturó en España 25,587 millones de euros, un 17,5% más, tiene ya entre sus clientes de auditoría a una recién llegada al Ibex, Metrovacesa, si bien la comparte con Deloitte, y confía en que la exigencia de la nueva ley de rotar los equipos que auditan a las empresas cotizadas cada siete años puede favorecer ese movimiento.

La revisión de cuentas genera más de la mitad de los ingresos de BDO Audiberia, pero es el negocio de asesoramiento fiscal y legal, que se incrementó un 45% el año pasado, quien empuja el crecimiento del grupo. La auditoría también crece más que la propia firma, un 21% en 2002, hasta los 14,225 millones de euros. Esta evolución se debe en parte a la captación de nuevos clientes, pero también a la incorporación de otras firmas más pequeñas, reconocen los socios.

Esta es precisamente la estrategia de la compañía para garantizar un crecimiento anual en torno al 20% durante los próximos cinco años. La otra es centrarse en su negocio principal y abandonar de forma paulatina otros que además pueden causarle algún conflicto de interés. Es el caso de los servicios de consultoría, cuyas ventas han descendido un 51%.

Para cumplir con sus objetivos, BDO Audiberia cuenta con una estructura que le aleja de las grandes firmas. Sus 400 empleados y 10 oficinas forman parte de la red mundial BDO, que le da capacidad para dar servicio en 99 países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de febrero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50