Crónica:ATLETISMO | Reunión de Sevilla en pista cubiertaCrónica
i

Gran García

El español logra en los 3.000 metros su segundo récord europeo (7m 32,98s) en dos semanas

Un solo dato sirve para dar el gran valor que se merece a los 7m 32,98s con los que Alberto García rebajó ayer en 4s el récord de Europa de los 3.000 metros en pista cubierta, en poder de Fermín Cacho desde hacía siete años: anteayer, Haile Gebrselasie, quizás el mejor fondista de la historia, batió la plusmarca mundial de la inusual distancia de dos millas (3.218 metros). Camino de sus 8m 4,69s finales, el etíope pasó por los 3.000 metros en 7m 32,81s, más o menos lo mismo que García, el madrileño de Vallecas, el gran protagonista de la tarde de Sevilla, pero no el único.

Otros dos grandes atletas, dos hombres de gran clase que han pasado por momentos delicados en sus carreras, volvieron a brillar. Ambos, Roberto Parra y Yago Lamela, consiguieron las mejores marcas mundiales del año en sus pruebas.

Más información

El mediofondista manchego, campeón europeo de los 800 metros bajo techo hace años, marcó 3m 34,66s en unos 1.500 preparados, de entrada, para un asalto de Juan Carlos Higuero a la plusmarca europea y transformados, con el hundimiento del arandino, en la carrera de las revelaciones, de la resurrección de Parra, de la entrada en los grandes números del malagueño Álvaro Fernández, segundo con 3m 35,83s.

A su vez, el saltador asturiano, en su regreso a las grandes sensaciones de 1999, se marcó una serie increíble: cinco de los seis saltos, por encima de los ocho metros. Dos por encima de 8,30 -la mejor marca del año la tenía hasta ayer el norteamericano Stringfellow con 8,29- y una, al quinto intento, de 8,43, ya muy cerca de los 8,56 que le convirtieron hace cuatro años en el subcampeón mundial en pista cubierta.

Grandes noticias españolas con vistas a los Campeonatos del Mundo de Birmingham, dentro de un mes, la cita que servirá para aquilatar ante todas las grandes potencias el valor del atletismo más pujante de Europa.

Birmingham será la gran prueba, el gran sueño de Alberto García, empeñado contra todo lo establecido en convertirse en un blanco de nivel africano ahora que es el mejor de Europa. Su récord de los 3.000 metros lo consiguió con una regularidad y una tranquilidad pasmosas, las señales de la experiencia, de la gran forma que demostró hace dos semanas cuando batió la plusmarca de los 5.000 en Gante. Lo logró como quien lava, a una media casi matemática de 30 segundos cada 200 metros tras la liebres Arturo Casado, hasta los 1.000, y Pedro Esteso, hasta los 1.700, y después solo, alentado y guiado por el público, controlado por Anacleto Jiménez, el ex atleta que en la banda le indicaba los tiempos de paso a los lanzadores de la carrera.

El marroquí Hicham el Guerruj atacará hoy en Lievin el récord de Gebrselasie de las dos millas. Será con el etíope la piedra de toque en los 3.000 de Birmingham, el reto que puede hacer aún más grande a Alberto García, el que fuera carpintero en Vallecas.

Alberto García, feliz, tras batir en Sevilla el récord europeo de los 3.000 metros bajo techo.
Alberto García, feliz, tras batir en Sevilla el récord europeo de los 3.000 metros bajo techo.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de febrero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50