18 heridos tras dos cargas de la policía contra mineros de Huelva

Los trabajadores exigen el cumplimiento del pacto de empleo

La policía cargó ayer dos veces contra los 300 mineros de Huelva que se manifestaban para exigir el cumplimiento de los acuerdos del Foro de la Minería, una mesa de negociación que acordó el 11 de septiembre un plan de prejubilaciones y recolocaciones que aún no se ha puesto en marcha. El enfrentamiento con la policía acabó con dos detenidos y cinco agentes y 13 manifestantes heridos, entre ellos dos mujeres.

Los seis yacimientos de la cuenca minera onubense, donde viven 30.000 personas, cerraron a finales de 2001. Los 1.200 trabajadores afectados directamente por el cierre se movilizaron hasta forzar la creación, en marzo de 2002, del Foro de la Minería, en el que están representados CC OO, UGT y los Gobiernos central y autonómico. Se estableció un plan de prejubilaciones y recolocaciones que aún no se ha concretado. Este retraso motivó la protesta de ayer.

La manifestación arrancó a las 10.15 de la plaza de la Merced. Los mineros, algunos con la cara enfundada en un pasamontañas, arrasaron con el mobiliario urbano que encontraron a su paso. Prendieron fuego a una veintena de contenedores, destrozaron varias señalañes de tráfico y apalearon numerosas cabinas expendedoras de billetes de la zona azul.

El primer enfrentamiento con la policía se produjo momentos antes de llegar a la Subdelegación del Gobierno en Huelva. Decenas de agentes antidisturbios trataron de impedir la marcha de los manifestantes. Al grito de "a por ellos", los mineros comenzaron a tirar piedras contra los agentes, que replicaron disparando pelotas de goma. Ante las puertas de la Subdelegación del Gobierno, en medio de una lluvia de piedras y de bolas de hierro, los efectivos antidisturbios emprendieron otra dura carga policial.

Uno de los mineros quedó inconsciente y tuvo que ser trasladado al hospital Juan Ramón Jiménez con una brecha en la cabeza de la que manaba abundante sangre. Una mujer que se manifestaba junto a su marido fue alcanzada por una pelota de goma, lo que le provocó un ataque de ansiedad.

Tras la carga, los agentes antidisturbios impidieron el paso de cualquier persona, durante más de una hora, en el centro de Huelva. El subdelegado del Gobierno, Carmelo San Martín, fue ayer tajante: "Las medidas de ayuda al sector minero se van a poner en marcha en breve. Y ellos lo saben. De los mineros depende el grado de crispación al que quieran llegar en el futuro. Cualquier tentación de llevar a cabo movilizaciones violentas, como la que hemos vivido, será corregida con contundencia por la policía".

El secretario provincial de UGT de Huelva, José Martín, replicó con críticas a la actuación policial y explicó: "Hay un acuerdo firmado desde el pasado 11 de septiembre y no hay justificación para dilatarlo más. Hay familias que no tienen para cubrir sus necesidades básicas. Y con promesas no se llenan los platos de comida". Martín advirtió de que pedirá responsabilidades por la actuación de la policía.

La policía vigila el paso de los mineros durante la protesta convocada ayer en Huelva.
La policía vigila el paso de los mineros durante la protesta convocada ayer en Huelva.LOGAN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción