Christian Noyer, ex vicepresidente del BCE, se postula para dirigir el banco

Christian Noyer, ex vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), sugirió ayer en París su eventual candidatura a la presidencia de dicho organismo en caso de que el gobernador del Banco de Francia, Jean-Claude Trichet, actual aspirante, se viera obligado a renunciar si fuera condenado en el proceso de las cuentas falsificadas del banco Crédit Lyonnais, o si no diera tiempo a nombrarle en caso de ser absuelto.

Aunque oficialmente Trichet continúa siendo el candidato de Francia a la presidencia del BCE, Noyer es el francés al que se considera profesionalmente más adecuado para aspirar a ese cargo si Trichet no estuviera en condiciones de presentarse.

Pero varios obstáculos se interponen en el camino de Noyer. En primer lugar, una disposición del Tratado de Maastricht estipula que los seis miembros del directorio del banco son elegidos para un mandato no renovable. Según ciertos analistas, este hecho determina que Noyer, vicepresidente del banco entre 1998 y 2002, no podría ahora desempeñar el cargo de presidente.

Noyer, en una reunión con periodistas económicos, abogó ayer por una interpretación "más flexible" de estas normas de renovación de los mandatos. "Creo que hay que respetar la regla pero no mantener una posición absurda y de bloqueo", afirmó. Un segundo problema jurídico podría frenar su candidatura. El juez de instrucción del caso Crédit Lyonnais está investigando las cuentas de este banco del segundo semestre de 1993, época en la que Noyer era director del Tesoro. Por el momento, no está encausado.

En su contra juega también su falta de carisma, que ha suscitado algunas críticas. "No ha dejado una gran impresión como banquero central. En sus raras apariciones en conferencias de prensa, Christian Noyer, siempre retirado y hablando en voz baja, ha aparecido más bien pálido, sin el aura y la seguridad de un gran dirigente", ha criticado el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung. El ex vicepresidente del BCE no quiso hacer ayer "ningún comentario" sobre su eventual designación, y criticó severamente el que se haya sometido a Jean-Claude Trichet a la comparecencia judicial. "Mi escenario preferido es que Trichet sea absuelto y que se le designe presidente del BCE", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de febrero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50