Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A golpe de poesía

El cantautor Imanol presenta mañana en el Kursaal su nuevo disco 'Versos encendidos'

A finales de 2000, el cantautor Imanol (San Sebastián, 1947) decidió abandonar el País Vasco, harto de las amenazas de muerte del entorno de ETA. "Comencé un trayecto de itinerancia geográfica y de reflexión íntima, lejos de la tierra que me vio nacer", relató ayer. Este exilio obligado influyó en su carrera. Al principio, no acababa de centrarse en lo suyo, en la música y en la poesía. Pero, con el tiempo, sus dos pasiones le dieron "fuerza" y lo consiguió. El resultado es Versos encendidos (Karonte), un disco-libro que presentará mañana en el auditorio Kursaal de San Sebastián antes de su puesta a la venta el próximo lunes.

Este trabajo supone una continuación lógica de la larga travesía del cantautor por la poesía y con él prosigue su aproximación a la obra de autores Pablo Neruda o Xabier Lete. Pero también explora nuevas sensibilidades. En Bécquer dice haber encontrado un "poesía más rica de lo que pensaba y una forma de transmitir sensaciones acorde" con la suya. A Imanol le ha servido para equilibrar "pausadamente" su "pulso expresivo y dar salida a sus "preguntas y certezas vitales y artísticas".

¿Cómo definiría su nuevo trabajo? "Todavía está demasiado caliente", responde. "Pero veo más colorido musical y quizá más ternura que en otros".

Versos encendidos es un disco-libro que reúne 15 temas, la mayoría de ellos en castellano, en los que ha dejado su sello más de un músico conocido: Mikel Andueza, como saxo alto, tenor y soprano; Juantxo Zeberio, al piano acústico; Mikel Azpiroz, al eléctrico; Xabi López como guitarra, Michel Longarón a la batería y la percusión y Joxan Goikoetxea con el acordeón. Pero hay también una colaboración muy especial. Joaquín Sabina canta con Imanol Nunca que no, nunca, una canción basada en un poema "anti Nixon", de Pablo Neruda que ayer recitó en parte el cantautor: "No llevemos al pueblo a la agonía, condenado a la sangre y al lamento, contra eso está mi poesía". Parecía escrita para la rebelión contra George W. Bush. "Hacía tiempo que andaba dándole vueltas a este tema", explicó Imanol. Y como "tiene un toque como mexicano pensé en Sabina y le pedí que cantará. Lo que no sé es si podrá venir el viernes [por mañana]", dijo.

No todos los temas de Versos encendidos podrán escucharse en el Kursaal. El cantautor quiere hacer del concierto de mañana una propuesta más variada. Interpretará así canciones emblemáticas de su trayectoria y otras de trabajos recientes que, como Ausencia, no han tenido demasiado eco.

Imanol recurre por tercera vez en un disco al castellano -la primera fue en 1990 en un "trabajo que se medio ocultó"-. Pero no tiene la intención de continuar en esta senda. "Me han parido en euskera", aseguraba ayer. "Amo profundamente este idioma y dadas las circunstancias durante estos años me he movido en ambientes más castellanos. Pero sigo teniendo intención de continuar trabajando en euskera".

Lo demostrará en un futuro disco en el que ya trabaja. "Tengo intención de sacar un disco de nanas y estoy en ello", avanzó; la mayoría serán en euskera, pero también incluirá alguna en catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003