Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CATÁSTROFE ECOLÓGICA | Las otras víctimas del vertido

El 'Prestige' mata cetáceos

El número de animales varados en las playas de Galicia se ha quintuplicado tras el accidente del petrolero

En los dos meses que van desde el pasado 13 de noviembre hasta el 13 de enero de este año, 128 animales marinos -delfines, ballenas, tortugas, focas y nutrias- han sido hallados en las playas de Galicia, varados, sin fuerza para mover un músculo. Cinco veces más que en el mismo periodo del año anterior. La mayoría llega muerto o muere al poco tiempo. Algunos sobreviven. El 80% tiene manchas de petróleo o está totalmente embadurnado cuando atraca en la costa. Las dos ONG que se hacen cargo de estos animales, la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (Cemma) y la Sociedad Española de Cetáceos (SEC), han elaborado un informe en el que explican las consecuencias del vertido de fuel del buque Prestige sobre la fauna marina.

"La marea negra ha influido, por supuesto, en el gran aumento del número de animales varados, aunque es muy difícil aún precisar en qué medida. También hay que tener en cuenta que las condiciones meteorológicas y oceanográficas han sido muy perjudiciales", afirma Josep Alonso, veterinario del Cemma y coordinador de los centros de recuperación de animales marinos de la SEC. Los temporales de invierno, explica Alonso, se adelantaron y atacaron la costa gallega justo cuando cientos de delfines y tortugas se desplazaban por el litoral con la cálida corriente del Golfo. "Si les toca el temporal cuando se están dejando llevar por la corriente, los animales no pueden luchar contra él y quedan varados en la playa".

"Pero el vertido ha multiplicado este efecto, y, además, hace que más animales lleguen muertos", subraya este veterinario. Cada año, de media, los técnicos del Cemma y de la SEC -que trabajan conjuntamente y mediante un convenio con la Xunta de Galicia- recogen dos centenares de animales varados. Sólo entre noviembre de 2002 y enero de 2003 han sido 128 los delfines, ballenas, tortugas, focas y nutrias hallados sin aliento en las playas. En ese mismo periodo, 12 meses antes, la cifra no había alcanzado la treintena.

La marea negra ha afectado sobre todo a las tortugas (63 recogidas desde el 13 de noviembre, cuando por lo general no llegan a 20 en todo el año) y a la población de delfines marsopa: el fuel amenaza a los únicos 100 ejemplares que existen en España, y que habitan en las Islas Atlánticas, frente a la costa de Pontevedra. Además de las 63 tortugas y de 54 delfines o ballenas, han sido recogidas de la arena cuatro focas grises y siete nutrias.

¿Cómo saber cuántos de estos 128 animales varados han muerto por culpa del petróleo? "Con seguridad, una veintena. Son los que llegan totalmente embadurnados, con fuel en los pulmones o síntomas de asfixia. El resto es difícil saberlo", señala Josep Alonso. El petróleo causa daños de todo tipo en los animales marinos (ver gráfico), pero no todos pueden detectarse en una necropsia, y eso hace que muchas muertes sean de atribución dudosa.

En cualquier caso, los animales que llegan petroleados (el 85% de las tortugas, el 60% de los delfines y prácticamente todas las nutrias y focas) sufrirán, aunque salven la vida, las consecuencias del vertido. "Los efectos más graves se producen en los sistemas inmunitario y reproductor, por lo que las poblaciones afectadas reducen drásticamente sus efectivos", advierte el informe elaborado por Cemma y SEC. Ambas organizaciones reclaman de la Xunta "una partida económica específica para la adecuación de instalaciones" donde acoger a los animales varados, y recuerdan que el problema de los vertidos, mucho antes del accidente del Prestige, tiene una triste tradición en Galicia. "Muchas aves, tortugas y focas nos visitan cada invierno con su cuerpo manchado de petróleo, y en estos días, bajo el petróleo fresco del Prestige, descansa el chapapote fósil de cientos de vertidos incontrolados", reza el informe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 2003