MÁLAGA | CANDIDATURAS SOCIALISTAS

Perfil profesional y caras nuevas

Cinco de los nueve concejales que el PSOE tiene en el Ayuntamiento de Málaga repetirán candidatura en las elecciones del 25 de mayo. Todo un récord a tenor de los antecedentes, ya que en 1995 y 1999 los socialistas malagueños renovaron completamente su equipo municipal. De los 33 ediles que el PSOE ha sumado en las últimas tres citas electorales, sólo una, Carmen Molina, repitió mandato (1991 y 1995).

Y es que la secretaria provincial y candidata a la alcaldía de la capital, Marisa Bustinduy, se ha propuesto acabar con la provisionalidad que ha marcado a la formación en los últimos años -desde 1999 ha tenido tres secretarios generales diferentes-, desde el convencimiento de que la pacificación interna es requisito preciso para intentar la reconquista del gobierno municipal ocho años después.

Bustinduy cree que la pacificación interna es imprescindible para la reconquista municipal
Más información

Una muestra de la aparente consolidación del liderazgo de Bustinduy es el apoyo que las agrupaciones han dado a su propuesta de candidatura, un 93%.

Bustinduy ha tenido manos libres para configurar la lista que ella misma encabeza, y se ha guiado más por su confianza personal que por la búsqueda de equilibrios orgánicos. Ha recompensado a los dos concejales que más fieles le han sido en el actual grupo municipal, María del Mar Zamora (9) y Rafael Granados (10). Este último encabezó meses atrás una revuelta para hacerse con el control de la agrupación centro, la más numerosa y la única cuya dirección era manifiestamente crítica con la secretaria general. Pero también van en la lista dos ediles que no apoyaron a Bustinduy en las elecciones primarias, Carmen Sánchez (11) y Francisco Triguero (4), ex decano de la facultad de Informática que actualmente coordina el grupo municipal. Luis Reina (8), secretario de Política Municipal en la ejecutiva provincial, y Juan Alcaraz (6), coordinador de la campaña y secretario de la agrupación Guadalmedina, son los otros candidatos con cierto protagonismo orgánico.

Bustinduy ha intentado que su candidatura tenga un sello de especialización profesional y también de marcado compromiso social. Ella misma ha reconocido que ha tratado de incorporar a determinados profesionales de prestigio que finalmente no consiguió, pero que la candidatura ha quedado suficientemente sólida y constituida para que pueda ser considerada "la mejor posible".

Como número dos ha incorporado al delegado de la Consejería de Obras Públicas, Enrique Salvo, quien desde su actual cargo ha mantenido sonados contenciosos con la corporación que preside Francisco de la Torre (PP), que le acusa de haber sido el principal opositor a la política municipal. "Esta candidatura representa lo que puede ser el cambio que necesita la ciudad y que siente las bases para un desarrollo que contemple más altas cuotas de excelencia y calidad de vida", explica Salvo. Asegura que Málaga vive una "notable presión urbanística" a la que entiende que hay que poner freno "porque la ciudad está creciendo sin orden ni concierto y puede pagar consecuencias indeseables en el futuro".

Tras él figura en la lista una mujer con dilatada trayectoria en la gestión pública, Ana Gómez (3), cuya labor en el Patronato de Turismo de la Costa del Sol es muy valorada por el sector.

La apuesta por las políticas sociales se personalizan en Sagrario Nieto (5), directora del centro provincial de la mujer, y la catedrática de Matemática Inmaculada Pérez de Guzmán (7).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción