Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Críticas a Blair por impedir la reforma de la Cámara de los Lores

El primer ministro consiguió bloquear las propuestas de democratizar la institución

El primer ministro británico, Tony Blair, recibió ayer feroces críticas en la prensa de su país, que lo asocia con los "reaccionarios" que el martes frustraron la reforma de la Cámara de los Lores. Aunque la propuesta apadrinada por el primer ministro fue la que menos apoyo obtuvo en las votaciones de la Cámara de los Comunes, Blair consiguió su verdadero objetivo: bloquear aquellas otras que defendían que sea una Cámara en parte elegida y en parte designada.

La reforma de la Cámara de los Lores es un asunto de gran importancia política y enorme carga simbólica en el Reino Unido. Hasta la llegada de los laboristas al poder, los lores tenían el derecho de transmitir en herencia el título y la representación en la Cámara. El nuevo laborismo de Tony Blair abolió el carácter hereditario de la Cámara de los Lores, aunque quedan aún 92 lores hereditarios hasta que se apruebe una segunda reforma.

Esta reforma, que era compromiso político de los laboristas en las últimas elecciones con el objetivo de democratizar la Cámara manteniendo la primacía de los Comunes sobre los Lores, naufragó el martes pasado. Tony Blair había defendido públicamente que los lores tenían que seguir siendo una Cámara designada y se opuso a que ni siquiera una parte debía ser elegida por votación ciudadana. A su juicio, una Cámara de los Lores totalmente elegida acabaría compitiendo con los Comunes y en una cámara mixta los lores elegidos se sentirían más legitimados que los lores designados.

Dos diarios tan opuestos como el conservador The Times y el prolaborista The Guardian coincidían ayer en definir como reaccionarios a quienes han impedido que prospere la reforma con la introducción de la elección directa de los lores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de febrero de 2003