El Vaticano ve al demonio, en el 'new age', pero admite el yoga

La Santa Sede tachó ayer de "casi un demonio" al movimiento new age, pero despejó las dudas de los que se preguntan si un "buen católico" puede hacer yoga o leer los libros de Harry Potter. No hay nada malo en la meditación oriental "si no se pierde de vista que el objetivo es Dios y no la meditación en sí misma", dijo el Vaticano en un documento que califica al new age como una manifestación anticristiana por negar la idea de que la espiritualidad pueda tener raíces en el tiempo.

Roma condena también al popular movimiento porque considera a Cristo como el maestro supremo y nunca como el salvador, porque es una forma de narcisismo espiritual y de pseudomisticismo, por negar la trascendencia de Dios, porque no se enfrenta con la muerte ni con el sufrimiento, por negar el pecado, porque intenta evitar el compromiso social y porque impulsa a leer el propio futuro en las estrellas y no a construirlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de febrero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50