Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Batasuna exige un acuerdo al PNV para apoyar su reforma electoral

IU impedirá hoy que la iniciativa de sus socios se tramite de urgencia

La iniciativa del PNV y EA para reformar la ley que rige las elecciones forales en el País Vasco y su aprobación o no dentro de plazo para que se pueda aplicar ya en las elecciones de mayo está en manos de los dos partidos menores de la comunidad autónoma: IU, que se niega a apoyar a sus socios en el Ejecutivo autónomo y votará en contra, y la suspendida Batasuna, que, aun de acuerdo con su contenido, exige un pacto para respaldarla.

La proposición de ley, calificada por el PP de "atropello político", ya que iría destinada a desbancar a los populares de las Juntas Generales de Álava, tiene hoy su primera cita reglamentaria con su calificación por la Mesa de la Cámara de Vitoria. Y los proponentes parecen abocados a su primera derrota y a no conseguir la tramitación por el procedimiento de urgencia que reclaman, al oponerse a ello sus socios de IU-EB. La formación de izquierdas, que también resultaría perjudicada por la reforma, pues podría jugarse con el nuevo planteamiento su exigua presencia en las Juntas Generales (Legislativo provincial) de Álava (dos junteros), es decisiva en la Mesa del Parlamento. IU se opondrá al trámite de urgencia.

Este trámite, junto con el plazo para enmendar la proposición nacionalista, establecido en 15 días, pero que puede alargarse -y hay precedentes de prórrogas de hasta dos meses, según fuentes de la Cámara-, condicionarán la marcha del procedimiento y, con ella, la posibilidad o no de que la modificación se apruebe en plazo y pueda aplicarse en los comicios de mayo.

Izquierda Unida tiene en sus manos el control de la iniciativa en lo que a tramitación se refiere. Su voto contrario podría, incluso, hacer que se rechazase su toma en consideración en pleno. Pero ya ha anunciado que no llegará hasta ahí, es decir, que no impedirá que la iniciativa se debata.

En la Mesa del Parlamento vasco, en la que no tiene representación la suspendida Batasuna y donde se jugarán los plazos de la tramitación, PNV, EA, PP, PSE e IU cuentan con un representante cada uno. Así, el voto de IU junto a populares y socialistas impedirá hoy que se tramite por el procedimiento de urgencia.

Rechazada esa petición, el trámite del procedimiento ordinario prevé un plazo de 15 días para comunicar la iniciativa al Gobierno y que éste se pronuncie sobre su pertinencia. El siguiente paso es la publicación en el Boletín de la Cámara y la inclusión del asunto en un pleno, que podría ser el del 21, en que se decidiría únicamente si se toma o no en consideración la proposición. Si fuera así, la iniciativa pasaría a tramitarse como cualquier proyecto de ley: se abre un plazo para presentación de enmiendas -establecido reglamentariamente en 15 días, pero prorrogable si algún grupo lo propone y la mayoría de la Mesa lo acepta- y se abre el debate en comisión. Fuentes de la Cámara consideran imposible fijar un plazo máximo para el definitivo debate en pleno y precisar si es o no posible su aprobación antes de que el 1 de abril se publique el decreto de las elecciones municipales y forales.

El PNV reprochó ayer al coordinador general de IU-EB, Javier Madrazo, su posición y le recordó que en vísperas de las pasadas elecciones autonómicas los nacionalistas favorecieron a su federación al rebajar del 5% al 3% el porcentaje mínimo para obtener representación. Madrazo, consejero del Ejecutivo vasco, respondió que, al contrario que aquella reforma, la que ahora pretenden sus socios "va en contra de la profundización de la democracia" y además "incrementa la espiral de la confrontación".

Si PNV y EA están en manos de Izquierda Unida para el trámite de su cambio legal, para aprobarlo en la Cámara dependen por completo de la suspendida Batasuna. PNV y EA suman 33 votos de los 75 del Legislativo autónomo, mientras PP y PSE reúnen 32, a los que se añadirían en este caso los 3 de IU. Sería necesario así el apoyo activo de, al menos, tres parlamentarios de la formación radical. Ayer, el portavoz de los independentistas en en el Ayuntamiento de Vitoria, José Enrique Bert, advirtió a los dos partidos nacionalistas de que los diputados abertzales "no serán un obstáculo" siempre que PNV y EA negocien con ellos su propuesta. Como prueba de que su apoyo no será gratis, Batasuna se abstuvo en la votación que rechazó la propuesta en el consistorio y no apoyó la moción alternativa de los dos partidos nacionalistas. El PP llevó el asunto ayer mismo a las Juntas Generales de Álava, que también se manifestarán en un pleno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 2003