Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La gran mentira

El realizador malagueño Chiqui Carabante estrena hoy 'Carlos contra el mundo', su primer largometraje

"No tengo nada contra los auxiliares administrativos", aclaró ayer en Sevilla el director malagueño Chiqui Carabante, tras el pase de prensa de una película en la que el rechazo absoluto a esa categoría laboral en una oficina del Inem marca el destino del protagonista. El realizador, de 35 años, estrena hoy su primer largometraje, Carlos contra el mundo, una historia en la que hay mentira, invención, ingenuidad, intolerancia, ignorancia, marginación y, sobre todo, incomprensión.

El filme cuenta las vicisitudes de Carlos, un veinteañero de un barrio proletario de Málaga que, tras la muerte de su padre, debe mantener a la familia. El problema es que Carlos (Julián Villagrán), no quiere aceptar ese papel. Y se inventa un empleo imaginario al que acude con el antiguo traje de su padre. Una madre exigente (Victoria Mora), una novia que no lo comprende (Silvia Rey), un primo que lo explota (Juanma Lara) y el fantasma del padre forman el angustioso universo del protagonista, "un joven que no tiene habilidades para solucionar sus problemas ni es culto".

También forma parte del reparto Manolo Solo, que ya trabajó con Carabante en Bailongas, segundo cortometraje del realizador que junto al primero, Los Díaz felices, ha reunido más de 40 premios.

El largometraje tiene algunos toques de humor, pero menos de lo previsto inicialmente en el guión, escrito por el propio Carabante.

Donde sí derrocharon guasa el realizador y los protagonistas fue en la presentación de la película en el Festival de Cine Español de Málaga, ayer por la tarde. Con la espontaneidad de quien no ha vivido aún demasiadas giras promocionales, Julián Villagrán, Victoria Mora, Juanma Lara y Carabante esperaron el comienzo de la conferencia de prensa mezclados con los periodistas y especularon jocosamente con la posibilidad de que este trabajo les lance al olimpo cinematográfico.

La pregunta dirigida a Carabante de si en futuros proyectos tentaría a actores de renombre hizo saltar a Villagrán: "Los actores también vamos a hacer castings a los directores conocidos para ver con quién trabajamos". "Eso", terció Lara. "Yo no sé si voy a querer a Coppola, a Scorsese o a otro. Tendría que pensarlo". Victoria Mora, que ha tenido que esconder su afabilidad bajo la piel de la rígida madre del protagonista, fue más realista. "A mí ni me importa que me encasillen en papeles de madre insoportable. Así tengo trabajo asegurado", bromeó. "El caso es que nos den oportunidades, porque en Andalucía hay mucho nivel actoral, pero somos poco conocidos", remató Villagrán, más serio esta vez.

Carlos contra el mundo, que se proyectó en el Festival de San Sebastián, es una coproducción de Letra M y Jaleo Films, Canal Sur Televisión, Canal Plus y la Consejería de Cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003