Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CHIQUI CARABANTE | Cineasta

"Ahora estoy obsesionado con las películas porno"

Chiqui Carabante procede del mundo del teatro, donde ha trabajado como actor en compañías como Triquitraque o La Permanente. Después estudió cine en Londres y Nueva York. Como director ha realizado dos cortometrajes, Los Díaz felices (1998) y Bailongas (2000), pero también ha escrito guiones y ha actuado en otros. "No me preguntes si he dado el salto al largometraje; me lo preguntan todos", advierte antes de la entrevista. El realizador considera que ha tenido mucha suerte. "Los dos trabajos han funcionado bien, pero lo de llegar y pegar no existe. Hay mucho trabajo detrás", aclara. Asegura que Carlos contra el mundo no es cine social: "Es la historia de un chaval proletario. Está el problema de la pasta por un lado, y por el otro, las relaciones emocionales que no funcionan, que es lo que más me interesa".

MÁS INFORMACIÓN

Le gusta el cine de Polanski, Coppola, Buñuel, Fellini y Kaurismaki, "gente un poco rara, aunque Polanski no es tan raro". Para el filme ha preferido trabajar con rostros no muy conocidos para darle "más verismo a la historia". "Me gusta trabajar con actores que me gustan; me encantaría dirigir a Depardieu", señala.

El largometraje ni es un salto desde el corto ni quiere elegir entre ambos géneros. "No prefiero ninguno, me gustan los dos. Hay que pensar de otra forma. Es como el cuento y la novela".

No cree que exista un cine andaluz o una mirada diferente. Es más, le molesta hablar de eso. "Hay andaluces que hacen cine, pero no se puede hablar de cine andaluz. Me irrita un poco esto de cine andaluz. ¡Si llevamos tres películas hechas en esta tierra!". No obstante, reconoce que "está empezando a haber más apoyo instituiconal". "Pero la industria en España es artesanía, y en Andalucía todavía no hay infraestructura", añade.

Tiene dos nuevos proyectos. Por un lado, un largometraje que ha titulado Vagina dentata y se centra en una estrella del porno. "Estoy iniciando contactos con ese mundillo. Ahora estoy obsesionado con el porno, me apetece ver esas películas". El otro trabajo que tiene entre manos se sitúa en el polo opuesto. Es un cortometraje, se llama 12 + 1 y gira en torno a los doce apóstoles. "Un acto de fe sobre el Mesías", comenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003