Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:NORBERTO M. IBÁÑEZ | Director de 'Contrastes'

"La información nunca es inocente"

Pregunta. Contrastes cumple en octubre cinco años y todavía no ha cerrado. ¿Está sorprendido?

Respuesta. Totalmente. Todos me decían que un proyecto de estas características era muy difícil de llevar a cabo, dado que Valencia no tenía un gran arraigo para acoger una revista de estas características ni para lograr su financiación.

P. Es un experimento insólito.

R. Ésta era la idea: irrumpir en el mercado de revistas culturales con algo totalmente novedoso desde un espíritu totalmente joven. Incluso hemos comprobado que en algunos países de Europa no existe algo similar en cuanto a nuestro contenido, que liga historia, pensamiento artístico, filosofía y poesía.

P. ¿Cuál es la bandera que guía a la revista?

R. Encontrar un lector no vinculado a ninguna bandera, no interesado en la superficie de las cosas sino en los segundos planos que hay debajo de esa primera línea que nos hace creer la sociedad, la política o la industria que nos dirige. Y ése es un ciudadano que no está ni en Valencia, ni en Coruña ni en París: es un ciudadano totalmente universal.

P. ¿El hecho de que en el consejo editorial figuren algunos cargos públicos no lastra el producto?

R. Al contrario: Rafael Blasco [consejero de Bienestar Social] y José Luis Villacañas [director general del Libro] están ahí porque tienen una capacidad intelectual que siempre la han sobrepuesto al cargo público.

P. ¿Quién paga esta revista?

R. Se paga con mucho insomnio, con ayuno, con buenos amigos... Con la energía de una juventud con muchas ganas de hacer un proyecto contra corriente.

P. Pero no sólo con entusiasmo se puede sacar un producto como éste.

R. Tenemos 2.500 suscripciones que son las que autofinancian la revista: bibliotecas nacionales, museos, colegios, asociaciones culturales, personas físicas de toda España... Pero aun así, son tantas las dificultades para sacar una revista de estas características que si no fuera por ese entusiasmo, no sería posible.

P. ¿Es cierto que los colaboradores no cobran?

R. Así es. Por eso digo que el entusiasmo es nuestro principal ingrediente.

P. ¿Cómo convence a personajes como Umberto Eco o José Saramago para que trabajen sin cobrar?

R. Pues porque les transmites ese entusiasmo que ellos tenían cuando comenzaron en sus primeros proyectos editoriales, porque ven que se trata de una revista singular y porque detrás no había nadie más que un servidor y un montón de amigos.

P. ¿Por qué hacen los editoriales en verso?

R. Es una apuesta por mi parte. La poesía está muy desprestigiada y queríamos hacerle un homenaje, sacarla del pozo en el que se encuentra. Entiendo la poesía como el monema de la literatura. Es la unidad de significado más simple, la mónada del ser humano, por eso quisimos romper con el tópico de hacer los editoriales en prosa.

P. Usted es autor de una tesina titulada Desmitificar la inocencia de la información. A ver.

R. Por ahí viene todo. En un estudio de campo comparé el modelo informativo de la España del régimen autoritario con el de los periodos de Felipe González y José María Aznar, y la conclusión es que la información de la época dictatorial poco ha cambiado, en cuanto a la libertad del periodismo, con la que se hace en la democracia. Lo que pasa es que son otras maneras las que existen de no libertad: ahora hay una fuerte autocensura por miedo a la industria editorial o económica. La información nunca es inocente.

EN DOS TRAZOS

Norberto M. Ibáñez (Valencia, 1971) es un periodista 'free lance' que quería crear un espacio común donde confluyera todo el potencial cultural valenciano que se consumía por el maniqueísmo de los bandos. Aprovechó que se quedó sin novia e hizo 'Contrastes', una revista cultural insólita que cruza las referencias para tener dos miradas de las cosas. Empezó con Valencia por todo ámbito, y tras saltar a Madrid y Barcelona, su número 26 ya se distribuye por toda España, con firmas que van de Noam Chomsky a Harold Bloom o Spike Lee, pasando por Pasqual Maragall, José Luis Rodríguez Zapatero o Aleix Vidal Quadras y Federico Trillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 2003

Más información