Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato crítico se retira de la elección a rector de la Miguel Hernández

Matias-Guiu denuncia la falta de garantías en los votos anticipados

Jordi Matias-Guiu presentó ayer por sorpresa su renuncia a participar en las elecciones a rector de la Universidad Miguel Hernández (UMH) del miércoles. El candidato de los críticos considera que el voto anticipado, previsto para los ausentes el día de las elecciones, no ofrece garantías y denunció el elevado número de los ya emitidos. El actual rector-comisionado, Jesús Rodríguez Marín, es ahora único aspirante al cargo.

Matias-Guiu presentó su candidatura el pasado martes por "coherencia", tras años de críticas a la gestión del actual equipo rector y ante lo que consideraban como una falta de garantías democráticas.

El ya ex candidato creía necesario aprovechar el proceso electoral, no para ganar los comicios, sino porque "el momento de hacer críticas ya ha terminado y en estos momentos sólo vale plantear soluciones", según manifestó el pasado martes . Esta coherencia, a pesar de la renuncia anunciada "no se ha perdido, se mantiene porque hemos podido expresar nuestras ideas y estamos contentos de la precampaña", afirmó ayer el ex candidato .

El representante del sector crítico justificó su renuncia, que formalizará mañana, por la negativa de la Junta Electoral a limitar el voto anticipado, el que se establece días antes de las elecciones para aquellos que se encuentran fuera o no pueden votar ese día. Matias-Guiu denunció la falta de "garantías en este tipo de votación, donde no tenemos a nadie que controle el voto, no hay interventor y no queda claro cómo se velan estos votos hasta el recuento".

El ex candidato explicó que le resulta sospecho el excesivo voto anticipado, en un campus donde no es obligatorio justificar la ausencia y no hay problemas para ir a las urnas. "Es extraño que haya ya más de 1.000 votos de este tipo, es decir, que el próximo miércoles que es lectivo, se vayan a producir más de 1.000 ausencias en los puestos de trabajo en la Universidad. Esto no es creíble", comentó.

El fenómeno se ha producido, según Matias-Guiu, "antes, casi, de que se iniciara la campaña electoral". "Los tiempos normales de campaña, reflexión y voto se han invertido; nosotros no habíamos colgado en la web nuestro programa y ya había 300 votos", aclaró. Matias-Guiu atribuyó al candidato Rodríguez Marín estos votos porque "no nos pueden votar si no han escuchado nuestras propuestas". Para establecer un sistema justo consideró necesario "más garantías y más tiempo de campaña".

No obstante, reconoció que en esta situación era imposible ganar las elecciones y, olvidando el principio de coherencia para su candidatura, presentó la renuncia. Por su parte, Rodríguez Marín defendió la limpieza del proceso electoral, que "ha establecido los mismos plazos para todos los candidatos". El actual rector aseguró que "desde hace un año los posibles candidatos deberían estar preparados para las elecciones", puesto que se sabía que eran inminentes, así que no aseguró no entender los problemas de plazos y tiempos denunciados por el sector crítico. El rector aseguró que su única candidatura no desvirtúa las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 2003