Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El túnel de Somport entre España y Francia se abre con 6 años de retraso

El tercer gran eje pirenaico conduce a una carretera comarcal francesa

Hoy se abre al tráfico el tercer gran eje pirenaico por el túnel de Somport. Pero quienes firmaron en 1991 el convenio franco-español, con la esperanza de desahogar los pasos de Irún y La Jonquera, se sentirán frustrados. El enorme gasto invertido en hacer de Somport el túnel más seguro del mundo sirve de poco. Francia no ha cumplido sus compromisos. La salida norte es una carretera comarcal que transita por los centros urbanos.

En el convenio de 1991, Francia se comprometía a mejorar los 85 kilómetros de la carretera N-134 desde la boca norte del túnel hasta la autopista Burdeos-Toulouse para conectar con la red principal de carreteras francesas. Apenas ha ejecutado el 40% de lo acordado. Y lo que es peor, no tiene intención de hacerlo en los próximos años porque sus prioridades están en otras regiones.

Según confesó un alto funcionario del Ministerio galo de Transportes en unas jornadas celebradas en Pamplona sobre redes viarias transfronterizas, Francia se ha fijado como prioridad cerrar de este a oeste el mallado existente de norte a sur, que dan por cerrado y suficiente.

En las mismas jornadas, todas las comunidades autónomas fronterizas con Francia denunciaron el mantenimiento de la frontera pirenaica en las mismas condiciones de siglos atrás, cuando sólo el tráfico de mercancías entre la península Ibérica y el resto de Europa ha aumentado un 140% en la última década. Hace dos años, el tránsito por los dos extremos de los Pirineos ascendía a 18.000 vehículos pesados diarios, una cifra muy superior a la circulación entre Francia con Suiza e Italia por los Alpes y cinco veces el tráfico entre Alemania y Polonia.

El interés que todos los gobiernos españoles han puesto en incluir el eje Sagunto-Zaragoza-Somport-Toulouse-Burdeos dentro de los itinerarios preferentes de la Unión Europea no ha sido correspondido por Francia.

El propio Ejecutivo galo ha contado entre sus filas con ministros que han encabezado la lucha para impedir que las carreteras del lado francés sean ampliadas porque afectan al parque nacional de los Pirineos. Han participado junto a colectivos ecologistas en la compra de pequeñas parcelas para entorpecer las expropiaciones previas a la conversión de la N-134 en una carretera de más capacidad, con variantes que eviten el tránsito por el centro urbano de los pueblecitos pirenaicos.

El más seguro del mundo

Entre tanto, las obras de perforación del túnel carretero más largo de España (8.608 metros de longitud), iniciadas en 1994 concluyeron en 2000. Pero al contrario de lo que suele hacerse en estos casos, no se contrataron las instalaciones junto a la obra civil. "Ése es uno de los motivos que han retrasado la apertura del túnel", dice un ingeniero del consorcio de constructoras que participó en su construcción. "Si se hubieran contratado junto a las obras de perforación, se habría ganado tiempo al hacerlo simultáneamente", añade.

Cuando se aproximaba la fecha de apertura del túnel, los dos gravísimos accidentes ocurridos en dos túneles de los Alpes (39 muertos en San Gotardo, Mont Blanc, y 11 en Tauern, Austria) con apenas unos meses de diferencia, provocaron una nueva cancelación. La conmoción causada por tantas muertes generó la revisión total de las medidas de seguridad y prevención en los túneles carreteros de todo el mundo.

"A raíz de estos accidentes, nosotros duplicamos las salidas de emergencia y Francia, que no tenía ninguna en la parte que le correspondía, tuvo que construirlas", sostiene el ingeniero mencionado. "Después de estas modificaciones puedo asegurar que es el túnel más seguro del mundo, por el momento", añade categórico.

Desde el lado francés, la apertura de Somport se recibe con división de opiniones. Los ecologistas se oponen porque el tráfico afectará al parque nacional de los Pirineos y el valle del Aspe. Del otro lado, los alcaldes de los pequeños municipios consideran que el túnel supone una bomba de relojería por el tráfico pesado que invadirá sus carreteras obsoletas. Jean Lasalle, diputado por UDF y ex presidente del parque nacional ha protestado airadamente en rueda de prensa. Se queja de no haber obtenido respuesta a sendas cartas dirigidas al presidente Jacques Chirac y al ministro de Transportes por el abandono de la región, sin gendarmes, sin accesos y con una clara tendencia a la despoblación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 2003