Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'capitán general' de Barcelona, nuevo jefe del Ejército de Tierra

Alejandre habla catalán y ha actuado de mediador en Colombia

Habla catalán es un experto en misiones de paz en Hispanoamérica y ha demostrado su capacidad para vender la nueva imagen de las Fuerzas Armadas. Luis Alejandre Sintes, de 61 años, jefe de la Región Militar Pirenaica, capitán general de Barcelona, según una denominación que ya no es oficial pero sigue en uso, será nombrado mañana jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra por el Consejo de Ministros.

El ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, se reunirá hoy con el Consejo Superior del Ejército, del que forman parte todos los tenientes generales en activo, para cumplir el trámite de oír su parecer sobre el nombramiento del nuevo máximo responsable del Ejército de Tierra, que relevará en el mando al general de Ejército Alfonso Pardo de Santayana, nombrado en septiembre de 1998.

El Consejo Superior del Ejército ya se reunió el jueves pasado con el mismo objetivo, pero el ministro excusó entonces su presencia, pues aún estaba pendiente una audiencia con el Rey con quien, aunque la ley no obligue a ello, se consultan este tipo de nombramientos. Por eso, los tenientes generales volverán a reunirse hoy en Madrid por segunda vez en ocho días.

Según la Ley Orgánica de Criterios Básicos de la Defensa Nacional, el nombramiento del jefe del Estado Mayor del Ejército, con categoría de subsecretario, corresponde al Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Defensa, tras oír al jefe del Estado Mayor de la Defensa y al Consejo Superior del Ejército. Aunque el nombre de Luis Alejandre figuraba en todas las quinielas para sustituir al general Pardo de Santayana, el único miembro de la cúpula militar que seguía en su cargo desde la anterior legislatura, la incógnita se ha mantenido hasta última hora. De hecho, Trillo-Figueroa viajó el pasado martes a Barcelona para comunicarle personalmente la decisión.

Luis Alejandre, que será ascendido al empleo de general de Ejército con motivo de su nombramiento, fue designado jefe de la Región Militar Pirenaica en octubre de 2000. Llegó a este puesto en plena resaca de las tensiones provocadas por la celebración en Barcelona del Día de las Fuerzas Armadas y uno de sus principales empeños fue reconstruir las relaciones con las instituciones y la sociedad catalana. A ello le ayudó tanto el hecho de hablar catalán (nació en Menorca en junio de 1941) como sus dotes diplomáticas, aprendidas durante sus misiones de paz con la ONU en Nicaragua y El Salvador en los años noventa.

A lo largo de los últimos dos años ha compaginado su labor institucional en Barcelona, donde ha impulsado la remodelación del Museo Militar de Montjuïc y ha tenido una presencia frecuente en los medios de comunicación, con su labor de mediador entre el Gobierno colombiano y la guerrilla del ELN.

Antes de su destino en Barcelona, fue director de la Academina de Infantería de Toledo y jefe del Gabinete Técnico del primer ministro de Defensa del PP, Eduardo Serra. Separado y en trámite de divorcio, su imagen resulta heterodoxa entre los generales españoles. Las pasadas navidades se le pudo ver tocando la guitarra, una de sus aficiones, entre los soldados destinados en los Balcanes.

La elección no ha resultado fácil, ya que Trillo-Figueroa ha tenido que modificar el criterio, aplicado en el nombramiento de los otros miembros de la cúpula militar, de designar al teniente general más antiguo.

El hecho de que Alejandre sea del arma de Infantería -Pardo de Santayana es de Artillería- ha influido, aunque en teoría todos pertenezcan al mismo cuerpo, pero un factor determinante ha sido su capacidad para proyectar a la sociedad una nueva imagen de las Fuerzas Armadas en un momento en que éstas se han profesionalizado y tienen serios problemas para reclutar soldados. Alejandre ha sido el último jefe de la Región Militar Pirineica (de la que dependían Cataluña, Aragón y Navarra), al suprimirse los mandos territoriales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de enero de 2003