Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaplana medió en la crisis de Aguas de Valencia como ministro, según Pla

El responsable de Trabajo no niega haber realizado las gestiones

El ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, se reunió con accionistas y miembros del consejo de administración de la empresa Aguas de Valencia para intentar colocar a su ex jefe de gabinete Juan Francisco García al frente de la compañía, según denunció ayer el secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla. Zaplana calificó las acusaciones de Pla de "tonterías" y aseguró que no alimentará la polémica, aunque no negó que hubiese realizado gestiones.

Pla reaccionó ayer a la decisión del PP de impedir la comparecencia de Eduardo Zaplana en el Congreso de los Diputados para que explique las gestiones realizadas en la firma Aguas de Valencia destinadas a constituir un grupo de comunicación afín a su partido. "Zaplana nunca ha querido dar explicaciones claras sobre el papel que ha desempeñado", dijo Pla, que calificó de excusa que el PP rechazase la petición de comparecencia de Zaplana porque se trata de un asunto que tuvo lugar cuando era presidente de la Generalitat.

"Tenemos constancia de que Zaplana ha continuado haciendo gestiones alrededor de Aguas de Valencia siendo ministro", dijo el dirigente socialista y candidato a la presidencia de la Generalitat. "Entre la primera quincena de septiembre y el 27 de noviembre [Zaplana] se reunió con accionistas y consejeros de Aguas de Valencia", explicó Joan Ignasi Pla, que ofreció detalles de fechas y lugares en los que se produjeron dichas reuniones.

"El 28 de octubre hubo una reunión preparatoria con miembros del consejo de administración [de Aguas de Valencia] en la que participó Saur, la firma del Grupo Bouygues, y [Eduardo Zaplana] planteó la posibilidad de nombrar a Juan Francisco García [ex jefe de gabinete de Presidencia de la Generalitat] para que estuviese al frente del consejo [de Aguas]", explicó. El dirigente socialista sostuvo que los contactos con Aguas de Valencia se mantuvieron durante el día 29 de noviembre, fecha en la que estaba convocado el consejo de administración de Aguas de Valencia, y que el 1 de noviembre -apenas 30 días antes de que el consejo retirase los poderes en Aguas de Valencia al consejero delegado, Aurelio Hernández, y al director general, Francisco Pontes- convocó a una reunión a medianoche al propio Hernández en el mismo Ministerio de Trabajo. "Contactos telefónicos ha tenido muchos", insistió Pla, que aseguró que lo expuesto es sólo "una parte" de lo que van conociendo. "Zaplana ha de decir si es verdad y qué influencia tuvieron esas reuniones [en las decisiones adoptadas en Aguas de Valencia]", sentenció.

El ministro de Trabajo y ex presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, que en su día aseguró conocer poco a Aurelio Hernández y lo sucedido en Aguas de Valencia, no negó ayer que se hubiesen producido las gestiones mencionadas por Pla y se limitó a tachar de "´tonterías" lo expuesto por el dirigente del PSPV. "Me reúno con quien quiero y cuando quiero. He debido hacer las cosas muy bien cuando la oposición está histérica y muy lejos de poder ganar", dijo Zaplana, que sentenció: "No voy a colaborar, sólo les contesto por respeto".

Pla anunció ayer que volverán a solicitar la comparecencia de Zaplana en el Congreso de los Diputados para que explique sus gestiones en Aguas de Valencia siendo ya ministro. El líder del PSPV adelantó también que reclamarán una comisión de investigación sobre el citado asunto en las Cortes Valencianas y reiteró su petición de dimisión a la consejera portavoz, Alicia de Miguel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de enero de 2003