Entrevista:FRANCISCO BLANCO 'LATINO' | Músico

"Montar 'big bands' es como una enfermedad para mí "

El saxofonista Francisco Blanco es uno de los motores del jazz en la ciudad de Valencia y su entorno. Ha estado a la cabeza del Seminario Internacional de Jazz que, desde hace años, se celebra en la ciudad a las puertas del verano. Con uno de sus primeros grupos, Saxomanía, consiguió a principios de los 90 el premio del Instituto de la Juventud en Ibiza y después impulsó la Big Band de Sedaví, germen de la actual Sedajazz que dirige, una gran orquesta de 20 músicos. Acaba de salir la calle el segundo álbum de la banda, titulado con nombre de bolero: Muñequita Linda. "Es un título bonito", justifica el director de la banda, "que define la delicadeza y el sentimiento general del disco, además de un guiño a las cinco voces femeninas que han participado en este trabajo".

"Lo que hacemos es jazz y es latino, pero tiene también nuestro carácter mediterráneo"

Pregunta. ¿Un título así no puede sugerir algo muy tradicional?

Respuesta. En absoluto, yo más bien me atrevería a decir que las armonías y arreglos son vanguardistas, más que tradicionales. En todo caso, el título deja claro que es un disco de jazz latino.

P. Es un álbum en el que entre la orquesta y artistas invitados hay más de treinta personas. ¿Cómo se reúne a tanta gente?

R. Los músicos de la orquesta se volcaron en el proyecto y los invitados o bien estaban de paso, como es el caso de Arturo O'Farrill, o bien los llamé. Antonio Serrano, Luis Dulzaides, Arahi Martínez o Sole Giménez, por ejemplo. No fue difícil convencerles porque conocían la trayectoria de la banda y ya habíamos hecho otro disco de jazz latino, titulado Este también. Todos respondieron muy bien. A Kurt Rosenwinkel y Michael P. Mossman no les importó grabar a las 3 de la mañana en Tabalet y al cabo de una hora habían hecho su trabajo. Casi todo se ha grabado en una sola toma.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. El disco incluye un tema de Serrat, Mediterráneo, y Semilla negra, de Auserón, adaptados al jazz latino. ¿Han dicho algo sobre las versiones sus autores?

R. Les envié una maqueta para pedirles permiso y me llamaron personalmente para decirme que les había gustado mucho todo el trabajo. Santiago Auserón, a quien le gusta tanto la música latina como el jazz, comentó incluso que Arahí Martínez cantaba mejor Semilla negra que él.

P. Supongo que a usted también le llaman Latino por algo.

R. Desde los 15 años me llaman así, fue un apodo que me pusieron en la orquesta de baile en que trabajaba entonces. Me dedicaba a hacer transcripciones de arreglos de artistas como Celia Cruz o Rubén Blades y tuve la suerte de que en aquella orquesta de baile había músicos de jazz.

P. ¿Qué fue lo primero que le enganchó de la música latina?

R. Fue una cinta que mi hermano tenía de Pérez Prado y que escuché un montón de veces. Además, era música de big band y desde entonces me gusta esa música. Lo de la orquesta de baile vino después.

P. ¿Siempre ha soñado con tener una big band?

R. Al menos desde que ví a la primera en un escenario. Fue la gran orquesta de Conut Basie, en el Teatro Principal. "Yo tengo que estar ahí", llegué a pensar. Al final he tenido mi propia big band.

P. Aparte de la Sedajazz, usted ha promovido otras big bands en el País Valenciano.

R. Unas cuantas, siete u ocho. Es como una enfermedad para mí. La primera fue la Valencia Jazz Big Band, que dirigía Ramón Cardo. Luego empecé con músicos jóvenes, alumnos míos de Sedaví, que ahora son unos monstruos. Lo que sucede es que de una cosa sale otra y en este momento debe haber en la Comunidad Valenciana unas quince big bands. Se podría montar un gran festival.

P. En Muñequita Linda hay canciones pop, estándares del jazz, temas latinos tradicionales y composiciones propias. ¿Cómo se hizo la selección?

R. Vino por su camino. Hay dos temas de Perico Sambeat que teníamos ya muy elaborados, mucho material de Michael Mossman que hemos trabajado en los seminarios de jazz y algunas piezas que preparamos para Soledad Giménez en un concierto solidario que se hizo en el Palau y la gente nos preguntaba que por qué no los grabábamos. Por primera vez hemos metido temas propios de la orquesta y en el futuro incluiremos más. Podríamos estar grabando ya otro disco, porque este empezamos a hacerlo hace más de dos años, pero da un poco de miedo.

P. ¿Qué tipo de disco haría?

R. La idea sería introducir también flamenco, loops, cosas modernas que nos gustan, pero siempre tendiendo a lo latino y dejando espacio al swing, porque en la orquesta hay distintas sensibilidades. Lo que hacemos es jazzístico y es latino, pero tiene también la mezcla de nuestro carácter mediterráneo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS