Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sniace y Electrabel construirán una central eléctrica de ciclo combinado en Cantabria por 380 millones de euros

El grupo químico Sniace, afincado en Torrelavega (Cantabria), ha formalizado un acuerdo con la eléctrica belga Electrabel para construir una central de ciclo combinado que multiplicará por ocho su capacidad de generación. La central eléctrica, de 800 megawatios, se ubicará en las instalaciones de Sniace y requerirá una inversión de 380 millones de euros, según informó ayer la empresa.

Las dos compañías firmarán hoy el acuerdo, tras lo cual Electrabel pasará a ser el socio estratégico de este proyecto. En principio, la firma belga controlará el 65% de la sociedad resultante de esta alianza, que reportará a Sniace ingresos de 600.000 euros. Más adelante, Electrabel elevará su participación al 80%, con lo que la empresa cántabra obtendrá 12 millones de euros en total una vez culmine la operación, antes de dos años y medio.

Sniace, que fabrica celulosa y fibras textiles, decidió a finales de 2001 construir esta central de ciclo combinado para aumentar su capacidad de generación. Esta empresa vive desde el año 2000 un momento económico de expansión después de años de pérdidas que supusieron reducción de plantilla y un fuerte impacto en la comarca. En 2000, Sniace cerró con unos beneficios de 5,2 millones de euros (entonces, 866 millones de pesetas) tras 22 años de declive, en los que acumuló 120,2 millones de euros (200.000 millones de pesetas) en números rojos.

La implicación de Electrabel en el proyecto de Sniace supone la vuelta de esta compañía al negocio de generación en España. Electrabel abandonó en 2001 ese segmento tras vender el 10% que poseía en Hidrocantábrico durante el proceso de ofertas públicas de adquisición de acciones (OPA) que afectaron a la eléctrica asturiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de enero de 2003