Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Críticas contra el Ejecutivo | LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

La oposición acusa al Gobierno de impulsar la reforma penitenciaria para "tapar sus fracasos"

Socialistas y CiU negociarán "activamente" con el Ejecutivo para lograr un acuerdo

La oposición acude hoy a la convocatoria de la Comisión del Pacto de la Justicia irritada por la actitud del Gobierno al anunciar que llevará adelante la reforma penitenciaria haya o no consenso. PSOE e Izquierda Unida (IU) coinciden en que el Gobierno ha anunciado ahora esta reforma para "tapar sus fracasos en sus políticas de seguridad ciudadana y ecológicas". CiU adelanta que el "Gobierno no tiene que dar por seguro su voto" mientras el PNV rechaza frontalmente la propuesta. No obstante, PSOE y CiU tratarán de "negociar activamente con el Gobierno para llegar a un acuerdo".

El debate sobre la reforma de las condiciones de acceso a la libertad provisional, que el Consejo de Ministros aprobará el viernes, y la del aumento de la pena máxima de 30 a 40 años para casos de terrorismo y de especial gravedad, aprobada el viernes anterior, protagonizarán la sesión de hoy de la Comisión de Seguimiento del Pacto de la Justicia.

El responsable de Libertades Públicas del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, califica la actitud del Gobierno de "actuar sobre hechos consumados" como una "provocación para crear un clima de crispación". "Con ello trata de tapar su fracaso en política de seguridad ciudadana, ya que creció la criminalidad en un 40% durante su mandato, con una reducción de la fuerza pública de seguridad y su fracaso en la gestión de la crisis del Prestige".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, señala en la misma dirección: "Con el endurecimiento de las penas máximas, el Gobierno busca tapar el fracaso de su política de seguridad y Aznar se agarra como a un clavo ardiendo a estas políticas para lograr un rédito partidista". Margarita Uría, del PNV, adelantó, la pasada semana su oposición a una ley que "restablece la cadena perpetua".

Josep Duran i Lleida, de CiU,sugirió al PP de que no dé por hecho su apoyo a la reforma. "Estamos ante un intento partidista del Gobierno para recuperar la iniciativa política después de la crisis del Prestige", afirmó. Duran centró las discrepancias en dos puntos: la reinserción de los terroristas -que CiU juzga fundamental- y el acercamiento de presos al País Vasco. "Este aunto requiere un proceso de maduración que aún no se ha dado", concluyó, informa Francesc Valls.

También la reinserción es el punto clave en el que los socialistas centrarán la negociación con el Gobierno en lo que denominan estrategia de "negociación activa". López Aguilar estima que la redacción del texto del anteproyecto del Gobierno sobre las exigencias para que los etarras puedan reinsertarse es "confusa". "No queda claro que un etarra pueda reinsertarse con la mera condena del terrorismo y sin delación", precisa.

Por su parte, el secretario general de ERC, Josep Lluis Carod Rovira, dijo ayer que la propuesta "supone superar las condenas previstas en el Código Penal de la dictadura de Primo de Rivera" mientras que Joan Saura, de ICV, consideró que la reforma del Código Penal que impulsa el PP vulnera "el espíritu de la Constitución" y constituye una "propuesta electoralista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de enero de 2003