Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos personas mueren y 24 resultan heridas al descarrilar un Talgo cerca de Albacete

La locomotora y el primer vagón se salieron de la vía al acercarse al apeadero de Tobarra

Dos personas murieron y 24 resultaron heridas tras el descarrilamiento del tren Talgo Madrid-Murcia-Cartagena. Poco antes de llegar al apeadero de Tobarra, en la provincia de Albacete, la locomotora y el primer vagón de pasajeros descarrilaron, mientras el resto del convoy se quedó en la vía. En este primer furgón viajaban las dos mujeres fallecidas, que eran pasajeras del tren. Tras salirse de la vía, el vehículo quedó hecho un amasijo de hierros, según los testigos, y en la zona se vivieron escenas de pánico tras el violento frenazo. 16 de los 24 heridos residen en la comunidad de Murcia.

Eran las 19.05 de la tarde. El tren estaba a sólo 300 metros al apeadero de Tobarra, un pueblo a 52 kilómetros de Albacete camino de Murcia. El convoy regular había salido de Madrid con destino a Cartagena y parada en Murcia. Transportaba a 220 pasajeros. De repente, sin que aún se conozcan las causas, la locomotora, el primer vagón de viajeros y el furgón generador que separa a ambos descarrilaron.

Al lugar del siniestro se trasladaron inmediatamente efectivos de la Guardia Civil, bomberos y ambulancias, algunas de ellas procedentes del Centro de Coordinación de Emergencias de Murcia, para trabajar en las tareas de rescate de los heridos. Las dificultades para sacar a algunos de ellos fueron evidentes, porque muchos quedaron completamente atrapados entre el amasijo de hierros en que se convirtió el infortunado primer vagón de pasajeros, donde están los asientos de primera clase, más caros.

El resultado da una idea de la violencia del choque: de las 30 personas que viajaban en el primer vagón, dos mujeres han fallecido y al menos otros 24 pasajeros resultaron heridos de diversa consideración. Según las primeras informaciones, las fallecidas son una señora de Hellín (Albacete) y otra de Murcia, ambas con edades superiores a los 60 años. 16 de los 24 heridos residen en la región de Murcia.

Cuatro heridos graves

Cuatro de los heridos están graves o muy graves, según Emilio López, gerente del Hospital General de Hellín (Albacete), donde ingresaron 19 heridos. Según relató, cuatro de ellos ingresaron en muy mala situación y ayer estaban siendo intervenidos por parte de los servicios médicos del hospital. Otros siete fueron dados de alta, entre ellos un niño de 8 años.

En cualquier caso, las cifras de contusionados que ofrecían las autoridades iba creciendo a medida que pasaban las horas. Algunos viajeros narraron las escenas de pánico que se vivieron entre esas más de 200 personas que, aunque no sufrieron heridas, se vieron afectadas por el brusco frenazo del tren que asustó a todos los pasajeros, incluidos los de los últimos vagones. A pesar del violento choque, los otros siete vagones del convoy permanecieron en la vía sin sufrir ningún desperfecto salvo algún cristal roto.

El accidente es, por el momento inexplicable. La visibilidad y el tiempo eran perfectos. En el lugar del accidente, la vía es una recta. La locomotora pasó por debajo de un puente sobre la N-301, y luego descarriló. Se quedó, sin grandes desperfectos, volcada sobre un talud. 50 metros más allá quedo el vagón generador. Y otros 50 metros más adelante, ya muy cerca del apeadero de Tobarra, quedó hecho añicos el vagón de pasajeros, el que se llevó el golpe más fuerte o lo aguantó peor.

Según explicó desde el mismo lugar del accidente la teniente de alcalde de Tobarra, Guillermina Claramonte, "la máquina del Talgo era un amasijo de hierros en el que no se podía distinguir nada". Las mismas imágenes fueron transmitidas por los pasajeros, que hablaban de la dificultad de sacar a algunas personas que quedaron atrapadas bajo el tren.

Una vez atendidos los heridos por los servicios de urgencia de Cruz Roja y de emergencias de Castilla-La Mancha, Renfe puso a disposición de los pasajeros que viajaban en el tren siniestrado cinco autobuses que les trasladaron a sus lugares de destino, sobre todo la capital murciana y Cartagena, pese a que los miembros del Ayuntamiento de Tobarra ofrecieron a todos los pasajeros la posibilidad de quedarse en el pueblo hasta el día siguiente si fuera preciso.

Las autoridades se desplazaron inmediatamente a la zona para seguir los trabajos de rescate de los heridos. La primera fue la delegada del Gobierno de Castilla-La Mancha, Encarnación Navarro, así como el consejero de Obras Públicas de la Región de Murcia, Joaquín Bascuñana. La delegada habló con el jefe del Ejecutivo, José María Aznar, para informarle del accidente. El ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos, llegará hoy a la zona.

Ésta es la primera ocasión en la que ocurre un accidente de tren en esta zona que, según el alcalde de Tobarra, el socialista José Eduardo Martínez, es un importante nudo de comunicaciones en la zona ya que en las cercanías se encuentra la autovía, inaugurada hace pocos años, que une el sureste español con Madrid.

Renfe ha abierto una investigación para escalecer las causas del siniestro, y ha habilitado varios números de teléfono para informar a los familiares de las víctimas y al resto de pasajeros. Son los siguientes: 91 7330040, 91 3008034, 91 3008080 y 91 3008066.

35 muertos desde 1995

Al menos 35 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas en los 15 accidentes ferroviarios registrados en España desde el año 1995. En estos accidentes se incluyen también los ocurridos en pasos a nivel en los que ha habido víctimas que viajaban en tren.

El más grave de los registrados desde esa fecha se produjo el 31 de marzo del año 1997, cuando 18 personas fallecieron y unas cien sufrieron heridas al descarrilar el intercity Miguel de Unamuno en Uharte-Arakil (Navarra), con 248 pasajeros a bardo.

El mayor accidente jamás registrado en la historia del ferrocarril español ocurrió el 3 de enero del año 1944 a la salida de la estación leonesa de Torre del Bierzo, cuando el correo expreso 421 de Madrid a Galicia, repleto de viajeros, chocó contra una locomotora en maniobras, si bien la censura de la época lo silenció. Este accidente causó cerca de 500 muertos, aunque la cifra oficial fue de 78.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de enero de 2003

Más información